Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fira abarrota Xàtiva en su regreso después de mil días

Miles de personas toman las calles en la jornada inaugural del evento tras un sábado flojo por el mal tiempo - Los feriantes confían en igualar las ventas de 2019 pese a la subida de precios con grandes expectativas para hoy

Una charanga ameniza el ambiente en la Albereda de Xàtiva, a mediodía de ayer. | PERALES IBORRA

Las terrazas de los bares llenas y sin apenas huecos libres a la hora del clásico «esmorzar firer», la Albereda atravesada por una marea de gente zigzagueando entre las paradas comerciales, las charangas inundando de música y fiesta la principal arteria de la ciudad, las colas para «firarse» un bastón y los abanicos para combatir el calor... Nunca antes unas estampas tan habituales en estos días de agosto se habían vuelto tan esperadas en Xàtiva. La Fira d’Agost y su vasta iconografía han regresado con todo el esplendor ausente en los dos últimos años, 1.090 días después del cierre de la anterior edición.

Aunque el evento no se inauguró oficialmente hasta las 23 horas de ayer —con el nombramiento oficial de la Reina, Patricia Iborra— el tirón dominical arrastró hasta las calles de la capital de la Costera a miles de visitantes en la primera jornada en la que el recorrido oficial de la Fira estaba ya a punto y en pleno apogeo. Este año la cita es más larga de lo habitual, puesto que se extiende durante dos fines de semana, aunque las previsiones de afluencia se vieron lastradas el viernes y el sábado por las altísimas temperaturas —el viernes llegó a batirse la máxima europea, 45 ºC— y por el reventón térmico del sábado, queobligó a retrasar los trabajos de montaje pendientes y a cerrar las atracciones de cierta altura y los hinchables debido a las rachas de viento, que provocaron la caída de alguna pequeña rama, sin dejar daños importantes. La suspensión se prolongó hasta las ocho de la tarde. «El sábado fue un día flojo por el tiempo; el domingo se ha notado mucho más ambiente, pero el día más fuerte en cuanto al aluvión de gente es sin duda este lunes», señalaban ayer en la parada de bastones de Amadeo Martínez, una de las más clásicas de la Fira y la que abre el recorrido, este año más corto que en otras ediciones pero con nuevos espacios infantiles. «Teníamos muchísimas ganas de volver. Hemos estado en otras ferias, aunque la de Xàtiva es una de las más potentes, subraya Martínez. Un sentir compartido por otros feriantes, que han sufrido las secuelas de la crisis sanitaria y que combaten el calor echando mano de ventiladores y de su capacidad de aguante, a pesar de las pocas horas de sueño por culpa de las noches tropicales.

Una parada de abanicos en un momento de gran trasiego de clientela, ayer. | PERALES IBORRA

La inflación es otro factor que hace mella y que eleva los precios de las paradas respecto a la última edición. «Nos tenemos que adaptar porque los materiales suben y nos pasa factura, pero la gente por lo general lo entiende», explica Jesús, vendedor de larga trayectoria asentado en el tramo de Selgas. Pese al ligero encarecimiento de los productos, en la mayoría de puestos consultados confían en que las ventas se mantengan en niveles similares a los de 2019, con las expectativas especialmente puestas en este 15 de agosto. «Después de dos años sin feria se nota que la gente tiene muchas ganas de salir y de reencontrarse», recalcan en otra parada de abanicos y creaciones artesanales.

La carrera, plato fuerte de hoy

En eso mismo incidió ayer durante visita a la capital de la Costera el director general de Turismo de la Generalitat, Herick Campos, que reivindicó la Fira como un motor económico, además de como una manifestación cultural y de «alegría». «Que se retome no es solo importante para Xàtiva, sino para el conjunto de la Comunitat Valenciana», remarcó.

Hoy será el día más intenso en cuanto a actos se refiere, con el 70 aniversario de la carrera urbana de motos más antigua de España como plato fuerte, junto al 25º Festival de la Cançó y la actuación de Muchachito. Ayer se disparó la primera «mascletà» y hubo exhibiciones y concursos de doma en el recinto de la «Fira de bestiar cavallí, asinal y mular», germen del evento festivo en Xàtiva y una muestra del peso de la tradición sobre una cita que hunde sus raíces en un privilegio real de 1250. El acto inaugural de anoche se cerró con Mayumana.

El alcalde garantiza un evento seguro frente a las agresiones

El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, reivindicó anoche la Fira d’Agost como la más antigua de la Comunitat Valenciana y como «uno de los acontecimientos festivos y culturales más importantes del país en agosto». Durante su discurso en el acto inaugural, Cerdà destacó el regreso a la normalidad de una manifestación de identidad colectiva que implica a más de 50 asociaciones. El alcalde garantizó «una feria segura, «en especial frente a la amenaza de la agresiones sexistas». Por su parte, la Reina Patricia Iborra subrayó que esta es «la Fira más esperada de la historia» y definió el evento como una «mezcla maravillosa entre las tradiciones y el progreso» y «un punto de encuentro para todas las generaciones».


Compartir el artículo

stats