Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adrià Salas | Vocalista de La Pegatina

La Pegatina: «En las fiestas de los pueblos se crea un ambiente bonito, diferente al de los festivales»

La banda catalana de rumba y ska protagoniza hoy la Nit Jove de la Fira de Xàtiva a punto de cumplir dos décadas de una trayectoria de proyección internacional

Una imagen de La Pegatina al completo, con el vocalista Adrià Salas en primer plano.

A punto de cumplir dos décadas de trayectoria, La Pegatina se ha consolidado como uno de los conjuntos musicales de mayor proyección fuera de las fronteras españolas. Sus actuaciones son sinónimo de fiesta, confeti y melodías pegadizas que uno no puede sacarse de la cabeza. Al frente de este grupo de rumba catalana y ska nacido en Moncada y Reixach se escucha la voz inconfundible de Adrià Salas, cuyo número sigue figurando en la web de la banda como teléfono de contacto para los medios y que atiende a Levante-EMV una hora y media después de lo previsto después de confesar —en un gesto de cercanía— que se ha dormido más de la cuenta, producto del cansancio de la frenética gira estival, en un breve descanso entre el A Coruña Festival Noroeste y el Rabolagartija de Villena. Ayer estuvieron en el Barranques Sitges y esta noche tocan en el campo de la Murta de Xàtiva (23 h) dentro de la Nit Jove de la Fira d’Agost.

¿Qué se siente al estar 20 años encima de los escenarios?

Por una parte siento que hay gente del público que cuando nacieron ya existíamos y eso llama la atención, porque a mí se me ha pasado volando. También estamos en un punto en el que hay mucho público que nos empieza a tratar como un grupo que siempre ha estado ahí. No hemos conocido muchas bandas que aguanten tantos años y nos hace ilusión saber que tenemos cuerda para rato; la gente sigue viniendo en masa a los conciertos y continuamos con energía para crear esa fiesta que tanto nos identifica.

¿Qué sensaciones les está dejando está nueva gira después de levantarse las restricciones?

Estamos presentando nuestros dos últimos discos, pero también queremos hacer una previa de lo que vendrá el año que viene con el 20º aniversario: estrenamos unos visuales que hace tiempo que queremos proyectar y vamos retomando sensaciones. Volver a la normalidad de tocar en un festival y reencontrarte con todos los grupos y con el público es un privilegio.

¿Nos ha hecho mejores la pandemia?

Nos ha hecho darnos cuenta de algunas cosas, pero no veo que haya mejorado la sociedad en nada: sigue habiendo el mismo racismo, el mismo machismo y las mismas problemáticas sociales. Hay cosas que están demasiado establecidas para que en un año cambien demasiado.

¿Cómo os ha cambiado a vosotros nivel personal?

Por primera vez tenemos tres bebés en el grupo y eso nos lleva a equilibrar un poco más la vida profesional y la personal. Antes podíamos estar 24 horas tocando, pero los que han sido padres quieren disfrutar de ello y tomárselo con más calma, algo que tenemos muy presente a la hora de cerrar las fechas de los conciertos . Ya no hacemos las locuras de antes y también vamos más calmados con lo de las cervezas a la hora de los postconciertos.

¿Qué diferencia hay entre actuar en un festival ante decenas de miles de personas y hacerlo en las fiestas de ciudades más pequeñas como Xàtiva?

Una de las cosas que nos gusta de tocar en espacios más pequeños es que nos permitimos el lujo de hacer el show completo y exponerlo tal como lo teníamos pensado. Si el espectáculo dura 1 hora y 50 minutos, en los festivales te obligan a recortarlo a 70 minutos: es como si a una obra de teatro le cortas media hora... En las fiestas de los pueblos ves gente de todas las edades que te pueden descubrir ese día y a un montón de niños en primera fila. Se crea un ambiente bonito, diferente al del festival.

En su último disco abundan las colaboraciones con artistas internacionales. ¿Qué aportan?

Muchas de esas colaboraciones son referentes o ídolos para nosotros desde que comenzamos; gente que se ha cruzado en el camino y otras bandas que nos apetecía incluir. Eso nos permite acercarnos al estilo de cada grupo y nos lleva a lugares a los que no iríamos por nosotros mismos.

Las redes sociales han acelerado nuestra forma de vida. ¿Cómo afecta a la música?

Cuando se juntan la cultura de la inmediatez y la de lo visual el resultado es mucho coste para todos: tienes que hacer mucho audiovisual en muy poco tiempo porque la gente lo necesita en redes ya. El vídeo del concierto de ayer tiene que estar editado la mañana del día siguiente y lo mismo con las canciones. Se está llevando mucho eso de sacar un tema nuevo con su videoclip cada mes, justo en un momento en el que tienes que gastarte mucho más dinero por el audiovisual para recibir menos a cambio. Habría que llegar a un equilibrio...

Compartir el artículo

stats