Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buscan con georradar una fosa con 18 víctimas en el cementerio de Albaida

Los técnicos de una firma especializada centran sus pesquisas en dos emplazamientos ubicados en la parte más antigua del camposanto - Se construirá un columbario para urnas

Dos técnicos especializados peinan una de las zonas en las que se pueden encontrar los restos. | M. D. DE LA VALL D’ALBAIDA

Técnicos de una firma especializada peinaron ayer varias zonas del cementerio municipal de Albaida con el objetivo de identificar el lugar en el que se encuentra una fosa común con los restos de 18 republicanos represaliados naturales de Bèlgida, Otos, Benigànim, Albaida, Benissoda y el Port de Sagunt.

Manolo Ramos, miembro de la asociación Memorial Democràtic de la Vall d’Albaida, atendió ayer a Levante-EMV y explicó que el objetivo de los trabajos es conseguir identificar los restos para darles una sepultura digna: «Yo soy familiar de uno de los represaliados. Una vez nos concedieron la subvención de la Diputació de València contactamos con la empresa especializada. Nos dieron la primera fecha disponible y los operarios están escaneando dos zonas situadas en la parte más vieja del cementerio, la más alejada de la entrada».

La búsqueda de la fosa común en el cementerio de Albaida superó ayer una etapa crucial, ya que la inspección con georradar permite a los técnicos identificar el lugar en el que ha habido corrimiento de tierras. La información y los testimonios recopilados apuntan a la triste jornada del 10 de julio de 1939, apenas un mes después del fin de la Guerra Civil. Once republicanos fueron procesados en «sin garantías, asesinados y enterrados en una fosa común». Seis días más tarde, la represión franquista alcanzó a siete personas más en la localidad. Sus nombres, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, son Francisco Julià, Francisco Quilis, Emilio Carbonell, Joaquín Cuquerella, Antoni Moscardó, Vicente Ramón Moscardó, Manuel Segrelles, Francisco Segrelles, Vicente Seguí, José María Senabre, Bautista Soler, Enrique Tormo, José María Tudela, Manuel Benavent, Bautista Cuquerella, Miguel Cuquerella, Antonio Ferrándiz, Perfecto Ribes, Rafael Sempere, Bautista Soler, Francisco Lloret, Juan Pérez, Francisco Alberola y Vicente Chulia.

Desde el Memorial Democràtic de la Vall d’Albaida explicaron que una vez reciban el informe de los trabajos realizados con georradar, será el turno de los arqueólogos, que decidirán la zona en la que se debe excavar. El escáner detecta, sobretodo, los corrimientos de tierras más acentuados, que permitirán emplazar la zona en que se enterraron los cuerpos de los asesinados.

«Descansar junto a su familia»

El objetivo de la entidad es que las familias puedan darle una sepultura digna a los restos. Así lo explicó Manolo Ramos: «Yo soy bisnieto de uno de los represaliados. Algunos fueron asesinados sin descendencia. La idea es que puedan estar con su familia. En mi caso mi bisabuelo descansará con su mujer, que dijo que quería estar con su marido cuando falleció».

Sin embargo, también se proyecta la construcción de un columbario que permita recordar lo ocurrido: «Si una familia lo prefiere o sino se encuentran allegados podrían descansar en una zona habilitada, cercana al lugar donde se ubique la fosa. Se identificaría de alguna forma, mencionando lo que pasó. No queremos poner una escultura ni que se politice. Es algo que no debería haber ocurrido. En esta zona también podrían custodiarse los restos de otros represaliados del municipio que se hallen en Paterna, por ejemplo», concluyó Ramós

Compartir el artículo

stats