Las ‘noches de murciélagos’ de Bodegas Enguera se han consolidado en el calendario del enoturismo valenciano. Desde su puesta en marcha en 2019, esta actividad que combina agricultura, fauna y medio ambiente se ha celebrado un total de 22 ocasiones con una asistencia global de 535 visitantes. Las cifras no han dejado de aumentar con el paso de los años, alcanzando en el presente año 2022 un récord de ocho eventos con el aforo máximo de 30 personas, por las 20 que había establecido durante la pandemia.

Esta clase de actividades está enmarcada dentro de un proyecto de Bodegas Enguera, en colaboración con el Instituto Cavanilles de la Universitat de València (ICBiBE-UV) y la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), que pretende favorecer la recuperación de la población de murciélagos y extraer resultados acerca de la contribución de este animal emblemático de tierras valencianas en la lucha sostenible contra una de las principales plagas del cultivo, la polilla del racimo.

La próxima convocatoria de las ‘noches de murciélagos’ tendrá lugar mañana viernes, a partir de las 17:30 horas, y estará exclusivamente dedicada a agricultores de AVA-ASAJA, sobre todo productores que están interesados en incorporar nuevas prácticas agroecológicas en sus explotaciones. Durante el evento, el grupo recorrerá las instalaciones de Bodegas Enguera y verá en acción a los murciélagos que se han asentado permanentemente en cajas refugio. Será la última cita de este año pero volverá en mayo de 2023 con la misma ilusión y ganas de seguir compartiendo los beneficios agroambientales de los murciélagos.

El proyecto ‘Efecto de los murciélagos del género Pipistrellus en el control biológico de la polilla del racimo’ está financiado por la Unión Europea (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), el Ministerio de Agricultura y la Conselleria de Agricultura de la Generalitat Valenciana.