Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cantera de Enguera extraerá 700.000 toneladas de roca caliza al año tras la ampliación

La empresa aumenta sus previsiones de producción pese a su renuncia a explotar 9 hectáreas de terrenos para reducir las molestias vecinales

Trabajos de extracción en la cantera de Enguera, en una imagen de archivo. AGUSTI PERALES IBORRA

La empresa que explota la cantera de Enguera prevé alcanzar una producción anual de 700.000 toneladas de piedra caliza con la ampliación de la superficie de explotación minera proyectada en una zona de suelo forestal y no urbanizable de la localidad. Las estimaciones de extracción de material incluidas en la última memoria presentada por Cales de la Plana, SA (Caplansa) para obtener la licencia ambiental del ayuntamiento se incrementan significativamente respecto a las que se manejaban en 2018 cuando la Generalitat concedió a la firma la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la actuación. Entonces se estimaba una producción de 600.000 toneladas anuales de roca caliza de tonos blancos, beige y grisáceos.

Ese aumento se produce a pesar de que la promotora ha aceptado renunciar de forma voluntaria a la explotación de 9,11 hectáreas de terrenos ubicados al norte del camino que atraviesa la cantera, tras las negociaciones con el consistorio y con los vecinos, que se oponían a la expansión por esta vía debido a las molestias ocasionadas. Las tres partes sellaron un convenio que incluye la creación de una mesa de trabajo periódica para evaluar el correcto funcionamiento de la actividad.

Los planes de Caplansa pasan por unificar las concesiones mineras de la Gravera del Barraquero y la Boquera en una explotación que en conjunto sumaría 36,37 hectáreas ante la necesidad de dar continuidad al proyecto para satisfacer la demanda que tiene la compañía de materia prima con la que alimentar su planta de calcinación ubicada en el municipio de Chilches (Castelló), así como para la fabricación de áridos y hormigones y triturados destinados a la industria cerámica, al sector de la construcción y a las cementeras.

El ámbito del proyecto se sitúa en la partida del Pelao de Enguera, a 2,5 kilómetros al norte del núcleo urbano. Gran parte de la superficie de la ampliación es ya propiedad de la empresa, aunque algunas parcelas corresponden a particulares con los que la firma ha de llegar a acuerdos de explotación o adquisición. El resto son propiedad del ayuntamiento, aunque se encuentran arrendados por la compañía a través de un contrato de cesión.

La actividad a desarrollar en el nuevo perímetro será la misma que se ha venido realizando en los últimos 28 años en los que lleva activa la cantera, mediante el sistema de perforación y voladura para sacar la piedra caliza. En sus informes registrados para conseguir la licencia ambiental, Caplansa se compromete a minimizar las molestias provocadas a los vecinos de las casetas del entorno con la aplicación de una serie de medidas correctoras destinadas a reducir los vertidos de material o la generación de polvo y vibraciones, mediante el uso de detonadores no eléctricos o la implantación de barreras sónicas perimetrales, entre otras iniciativas.

Los trabajos a cielo abierto en la cantera se organizarán en horario exclusivamente diurno. El avance de la explotación se centrará en un único frente abierto para limitar la superficie alterada y facilitar las labores de restauración a medida que avanzan las tareas extractivas, consistentes en la rehabilitación del espacio natural afectado mediante el rellenado del hueco dejado con material de rechazo propio de la explotación para su posterior revegetación. La promotora también se comprometió a mejorar los accesos.

Para desplegar el proyecto de ampliación, la firma precisaría de unos ocho trabajadores, una perforadora, una o dos retroexcavadoras y dos o tres camiones volquete.

Compartir el artículo

stats