Las administraciones públicas han decidido imponer mano dura en lo que se refiere a para la conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas. Así, varias patrullas de la Policía Local de Ontinyent y la Policía Nacional coordinaron ayer un control en la avenida de Sant Francesc para identificar a los conductores que circulaban de forma indebida.

Los datos aportados por fuentes oficiales confirman que los agentes identificaron a un total de ocho conductores, dando uno positivo por drogas. La situación acabó con el vehículo inmovilizado y las llaves del mismo retiradas.

Aumento de la vigilancia

Durante los últimos meses, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha endurecido los métodos de vigilancia y control contra los conductores que deciden coger el coche bajo los efectos de las bebidas alcohólicas o las drogas. De hecho, el pasado 30 de septiembre las patrullas "ficharon" a cinco conductores que superaban el límite legal de consumo de alcohol en el intervalo de una hora gracias a otro control coordinado en Ontinyent.