Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenan a Xàtiva a pagar 649.254 euros por el parking de la Plaça de la Bassa

El Supremo anuló en mayo la sentencia que libraba al Ayuntamiento a pagar 1,3 millones por finiquitar la concesión del servicio - Un nuevo fallo estima el recurso presentado por un fondo de inversión y el consistorio ya ha apelado

Un coche sale del aparcamiento de la Plaça de la Bassa, en una imagen de archivo. Perales Iborra

Un nueva vuelta de tuerca a un tema con un amplio recorrido en los estratos judiciales. El Juzgado de lo Contencioso número 3 de Valencia ha estimado parcialmente el recurso presentado por la sociedad Comabe SL por la liquidación del contrato de concesión del parking de la Plaça de la Bassa y ha condenado a al Ayuntamiento de Xàtiva a abonar 743.440 euros, detrayendo los 94.186,42 euros ya percibidos. La suma final asciende a 649.254 €. 

El consistorio ya ha apelado la decisión, considerando que vulnera los derechos e intereses municipales. Todo apunta a que el largo litigio que el Ayuntamiento setabense mantiene por este tema no ha vivido su último episodio.

Cabe recordar que en agosto de 2018 —hace más de cuatro años— el mismo Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valencia falló a favor de la administración municipal en el pleito mantenido entonces con Caixabank por el aparcamiento de la plaza de la Bassa. La concesión del servicio fue resuelta en septiembre de 2016. 

El consistorio presidido por Roger Cerdà se escudó en el abandono de la gestión del estacionamiento por parte de la administración concursal, lo que llevó a asumir la gestión pública. La empresa que construyó y explotó inicialmente el parking fue Llanera, que acabó siendo liquidada en 2019, convirtiéndose en uno de los paradigmas del derrumbe que conllevó la explosión del crack inmobiliario en España. Caixabank era uno de los acreedores de Llanera y había solicitado ser indemnizada con cerca de 1,3 millones de euros. El juez desestimó el recurso del banco contra la resolución municipal. 

De hecho, tal y cómo publicó Levante-EMV en su momento, el banco titular de la hipoteca que pesaba sobre el aparcamiento solicitó al ayuntamiento que resolviera el contrato, dándole seis meses de plazo para determinar la cuantía que le correspondía abonar a la administración local por el importe no amortizado del préstamo concedido a Llanera para financiar la construcción y posterior explotación del aparcamiento. La mercantil adeudaba al banco casi 1,3 millones de euros.

El consistorio, heredó entonces un «caramelo envenenado» procedente de los años de gestión de Alfonso Rus.  El tema no finalizó ahí. La cuantía a abonar por Xátiva quedó rebajada a 94.187 euros. Como acreedor del préstamo hipotecario, sin embargo, Comabe Gestión SL reivindicó su legitimidad para impugnar el acuerdo.  El fondo de inversión reclamó en sede judicial que la liquidación del contrato del aparcamiento se fijara en 2,3 millones y que el Ayuntamiento de Xàtiva fuera condenado a abonarle 1,29 millones por el crédito especial reconocido en el concurso de Llanera, más los intereses.

Tanto el juzgado de lo contencioso que examinó el litigio en primera instancia como el Tribunal Superior de Justicia desestimaron la petición, pero en Mayo de este año el Tribunal Supremo anuló la decisión. Y en la última sentencia se estima parcialmente el recurso de Comabe, reconociendo su derecho a instar la resolución del contrato por causa no imputable al contratista con abono del importe de 743,440 €, con detracción de los 94.186,42 euros ya percibidos. También se ha de sumar el interés legar ordinario que devengue desde el 5 de julio de 2017.

Nacho Reig, teniente de Alcalde de Xàtiva, explicó ayer que «hemos apelado porque es una situación bastante insegura. Es una herencia de años anteriores y una historia difícil de digerir. Queremos que el TSJCV aclare la cuestión. Si tenemos que pagar dicha cantidad deberemos pedir un préstamo, ya que no está contemplada. Es algo similar a lo de la Ciudad del Deporte.La mala gestión de unos la pagan otros».

Compartir el artículo

stats