A veces, un despiste o la mala suerte causan que una tranquila excursión se convierta en una mala experiencia. Es lo que ocurrió el pasado viernes en Ontinyent. Un hombre cayó a una zona de difícil de acceso en el camí de Torre Marcos y pasó toda la noche a la intemperie a la espera de ser rescatado, ya que no supo como subir. Un vecino de la zona llamó al día siguiente, sábado, por la mañana a la Policía Local alertando sobre lo ocurrido. Expuso que en el barranco se encontraba una persona que parecía estar herida "y no puede subir por lo inestable del terreno". También confirmó que estaba acompañado por un familiar de la víctima, que había estado buscando al varón desde primeras horas de la mañana y dio los primeros avisos. El hombre fue encontrado en mitad del barranco por su conocido, tras caer al espacio en el que acabó pasando la noche. No pudieron ayudarle hasta la llegada de más efectivos por la dificultad y la inestabilidad que presentaba el terreno,

Una patrulla de la Policía Local de Ontinyent se trasladó hasta el lugar de los hechos, junto al operador de un dron para lograr una mejor localización para estudiar la accesibilidad al lugar. Dos agentes accedieron por el escarpado terreno, localizando a la persona. El hombre solamente hablaba inglés y confirmó que no se encontraba herido, pero sí débil y cansado.

Al final, los efectivos movilizados accedieron hasta la posición en la que se encontraba, logrando rescatarlo. Los agentes utilizaron un cinturón policial y contaron con la asistencia de un vecino. Entre todos lograron izar al hombre. Una vez rescatado y descasando en un terreno superior, la víctima explicó que no necesitaba asistencia sanitaria. "Solo quería descansar y cambiarse de ropa, ya que la tenía mojada por haber pasado toda la noche a la intemperie", exponen las fuentes consultadas. El incidente tuvo un final feliz.

No es la primera vez -ni la última- que se registra un incidente en los espacios naturales que circundan Ontinyent. Hace dos semanas -el pasado 14 de noviembre- un grupo de senderistas se topó con un coche despeñado en la Senda del Torrater. Aún se desconocen las causas de lo acontecido: