Quince años después de ser adquirido por el Ayuntamiento Cerdá, el Palau del Marques Montortal sigue abandonado y sin uso. Después de llamar a muchas puertas y de presentar varias propuestas, sin embargo, la corporación municipal ha conseguido un importante empujón para intentar sacar adelante el proyecto largamente esperado de transformar este histórico inmueble del siglo XVI -reedificado tras el terremoto de 1748- en un edificio turístico con alojamientos y servicios para atraer visitantes al pueblo de la Costera.

Lo que hacía falta para desbloquear la actuación era una importante suma de dinero, y el municipio la ha conseguido. Presidencia de la Generalitat ha concedido a Cerdá una subvención de 150.000 euros para iniciar los trabajos de rehabilitación integral del palacio, que ocupa una superficie de 1.300 metros cuadrados distribuidos en tres plantas con muchas estancias. No se trata de un edificio de tipología señorial, sino que en su época funcionaba como un punto de entrega de cosechas para los agricultores.

"Presentamos un proyecto para el que hemos solicitado subvenciones ya varias veces y por fin nos han concedido una", celebra el alcalde de Cerdá, José Luis Gijón. La intención del consistorio es aprovechar el complejo turístico al estilo de un parador rural o un albergue para visitantes y grupos escolares que pueda combinarse con otros elementos del municipio y de la comarca "para que le den vida", señala Gijón.

Por lo pronto, como toda obra, la intervención en el Palau del Marqués de Montortal comenzará por el tejado, que necesita una restauración urgente. "El primer paso es mantener el edificio y, a partir de ahí, insistiremos en el proyecto para recabar fondos y acabar de rehabilitarlo", indica el alcalde. En total, se precisaría de una inversión de más de 500.000 euros para dejar a punto el inmueble, una cuantía muy elevada para una población de 345 habitantes. "Lo urgente garantizar que no se caiga", apostilla Gijón.

Fondos para la Casa Ferrer en la Pobla y los castillos de Quesa, Montesa y Bolbaite

En el marco de la convocatoria de la que ha resultado beneficiaria Cerdá también obtienen fondos otros 13 municipios de la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida para promover la protección, la adecuación y la renovación de bienes municipales que forman parte del patrimonio histórico. De esta manera, Quesa recibirá 150.000 euros de la Dirección General de Administración Local para impulsar un proyecto arqueológico y de consolidación del sector oriental de su castillo, mientras que Benissuera podrá desplegar una intervención arquitectónica de calado en el Palau de Bellvís con el mismo importe.

Con la misma inyección de 150.000 euros, Montesa llevará a cabo obras de intervención arquitectónica y arqueológica en su castillo, la Pobla del Duc rehabilitará y adecuará de la casa del siglo XV donde pernoctó Sant Vicent Ferrer, Bolbaite avanzará en la recuperación y rehabilitación del ala occidental de su fortaleza, Bocairent iniciará los trabajos de conservación del Palau del Baró de Casanova, Vallada rehabilitará y adecuará el edificio del antiguo Hogar del Jubilado, Montaverner adecuará el patio del antiguo convento de las capuchinas, Albaida completará las instalaciones y el proyecto museográfico del Museu Internacional del Toc Manual de Campanes, Aielo de Malferit podrá reconstruir el "pont d'allà baix" y Carrícola protegerá y rehabilitará su patrimonio hidráulico.

Por último, Ràfol de Salem ha obtenido 33.417 euros para la restauración y automatización de la campana de la ermita y Rotglà i Corberà mejorará el entorno de su ermita con una subvención de 101.710 euros.