En unos tiempos en los que las catástrofes climáticas y los fenómenos inesperados parecen acechar a la vuelta de cada esquina, nunca está de más ser precavido. El Ayuntamiento de l'Olleria acaba de sacar a información pública su Plan de Actuación Municipal ante riesgo sísmico, un instrumento orientado a garantizar el máximo nivel de seguridad que es obligatorio para aquellos municipios que, como es el caso, se enfrentan a un previsible terremoto de intensidad igual o superior al grado VII en un periodo de retorno de 500 años.

El documento traza un análisis de los daños que podría sufrir la localidad en caso de verse sacudida por un temblor de la tierra de estas características y desarrolla una serie de protocolos y una organización planificada de los recursos públicos y privados con la mirada puesta en minimizar el impacto de la emergencia y garantizar el regreso a la normalidad lo antes posible.

El estudio previo del Plan identifica un total de 1.841 edificios en l'Olleria, de los cuales el 95 % presenta un buen estado constructivo. Otros 53 inmuebles registran deficiencias, 13 se encuentran en una situación muy deteriorada y 20 están en un estado ruinoso.

Si se produjera un terremoto "gravemente dañino" de una magnitud 8 en la escala europea -como se prevé que puede ocurrir en la localidad en un ciclo temporal de 500 años- se estima que alrededor de 530 edificios quedarían inhabitables, lo que obligaría a realojar a unas 2.406 personas que residen en ellos. El número de heridos graves superaría los 200 y el de leves rozaría los 600, mientras que la cifra de muertes oscilaría entre 109 y 365, dependiendo del método de cálculo científico utilizado.

Casi la mitad de los inmuebles existentes sufriría daños moderados, mientras que en un 22 % de los casos los destrozos serían graves o muy graves a pesar de su buena calidad constructiva. Las consecuencias de un seísmo severo serían "mucho peores" en el casco antiguo de l'Olleria que en el resto del núcleo urbano, puesto que esta zona se encuentra poblada de viviendas con mucha antigüedad. Sus calles, además, son estrechas e irregulares, con estrechamientos y mala accesibilidad, circunstancias que, además, dificultarían mucho las actuaciones de rescate y evacuación.

Sin grandes daños en redes de suministros

Tras examinar el impacto del hipotético terremoto en las redes de suministro energético que abastecen al municipio, el análisis concluye que no sufrirán daños considerables, por lo que no serían necesarias grandes reparaciones para asegurar el correcto funcionamiento de los servicios.

En caso de seísmo, el Plan establece en el despacho de alcaldía del Ayuntamiento de l'Olleria el Centro de Coordinación Operativa Municipal (Cecopal), un órgano que podrá constituirse en situación de emergencia. La dirección del programa de respuesta corresponde al alcalde. También se prevé la organización de un gabinete de información para centralizar y difundir todas las novedades de interés general sobre el terremoto, junto con un Puesto de Comandamiento Avanzado, un Centro de Recepción de medios y una serie de unidades básicas de intervención para coordinar cuestiones como el apoyo logístico, el alojamiento y la asistencia a los desalojados o la evaluación y reparación de los daños sufridos.

Igualmente, el documento describe una serie de pasos a seguir en los diferentes estadios de la emergencia para articular la mejor respuesta posible.