La Casa de la Cultura de Xàtiva acogió el miércoles la presentación del libro «Nos pertenecéis. La privación de la libertad en el País Valenciano durante el primer franquismo», del profesor emérito de la Universitat de València, Ricard Camil Torres. Se trata de una reedición de la obra publicada por Ulleye en 2013, con el título «Alambradas, muros y corrientes de aire. El universo penitenciario franquista de la postguerra en el País Valenciano». Un trabajo que describe la represión no cruenta de los años 40 del pasado siglo, que llevó a la privación de libertad, y no al paredón.

El autor persigue mejorar la obra que abrió camino en lo que se refiere a la recuperación de la memoria histórica, donde el profesor enmienda errores, omisiones e incorpora nuevas reflexiones consecuencia de la infinidad de trabajos que se están produciendo en todo el País Valenciano, dedicados al análisis de la represión franquista.

Se inició la misma al final de la Guerra Civil, cuando el general Casado se levantó contra la República, persiguiendo comunistas para ganarse el perdón franquista, mientras los quintacolumnistas preparaban la primera represión del régimen señalando los elementos izquierdistas a depurar, la desbandada por el puerto de Alicante bajo la presión del ejército sublevado y de cómo iban llenando diferentes espacios públicos de prisioneros republicanos.

Tras la ocupación del territorio, y una vez cautivo el ejército rojo, se dio paso a la configuración de una legislación represiva, con la ayuda de grupos reaccionarios, falangistas y la inestimable colaboración del clero. El autor analiza las formas de represión que no conllevaron penas de muerte, pero sí de reclusión, depuración laboral o sanciones económicas.

El libro analiza toda aquella represión a través del estudio del mundo penitenciario. Cuantifica todos los campos de concentración abiertos en el País Valenciano. Analiza la privación de libertad de los que sufrieron condena en colonias penitenciarias, batallones disciplinarios, o sufrieron penas de prisión. Describe sus estructuras, las vejaciones a los presos y cuantifica con ejemplos prácticos la primera represión punitiva que buscaba venganza más que justicia, y de la que la mujer tampoco se salvó.