Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàtiva sufre un batacazo demográfico récord y solo 4 pueblos suman más nacimientos que muertes

La capital de la Costera cerró 2021 con 90 muertes más que nacimientos: el peor dato de la historia reciente - Las únicas localidades con un saldo vegetativo positivo tienen menos de 500 habitantes y están en peligro de despoblación

Viandantes por l'Albereda de Xàtiva. PERALES IBORRA

La diferencia entre muertes y nacimientos suele ser un indicador fiable para medir el grado de crecimiento de una localidad. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), sin embargo, reflejan cómo se ha agudizado la tendencia contraria, puesto que la gran mayoría de poblaciones han perdido habitantes en el último periodo objeto de estudio. Solo 4 de los 61 municipios que conforman el ámbito geográfico de la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida cerraron 2021 con un saldo vegetativo positivo, es decir, con más recién nacidos que difuntos.

Lo curioso es que todos los núcleos que han conseguido crecer se encuentran en peligro de despoblación, tienen menos de 500 vecinos y pertenecen a la misma comarca, la Vall. Son Ràfol de Salem, Benissuera, Bufali y Beniatjar. Aunque apenas han registrado uno o dos nacimientos más que muertes, no deja de ser un pequeño triunfo en la lucha de estas poblaciones por mantenerse en pie.

En el reverso de la moneda, Xàtiva sufrió en 2021 su batacazo demográfico más pronunciado de la historia reciente. Con 279 muertes y 189 nacimientos computados, la capital de la Costera acabó el año con un balance negativo de 90 personas, el peor dato desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece registros, a partir de 1996. A pesar de que la pandemia de la covid dejó oficialmente 39 fallecidos en la ciudad en 2021, lo cierto es que en 2019 se contabilizó el mismo número de fallecidos (279 en total), que aún fue más elevado en 2017, cuando murieron 295 personas en Xàtiva.

La clave, pues, cabe buscarla en el ámbito de la natalidad. Nunca antes (en la serie histórica) habían nacido tan pocos niños y niñas en el municipio. A pesar del paréntesis del año del confinamiento -2020- en el que se produjo un repunte de partos que dejó 210 alumbramientos, el año pasado se acentuó el declive lento e inexorable que se experimentó entre 2015 y 2019. El último año antes de la crisis sanitaria se registraron 198 nacimientos en Xàtiva, nueve más que en 2021. La ciudad ya fue la que más habitantes perdió en el padrón en 2020 (164), en el marco de un proceso que la ha alejado de la barrera psicológica de los 30.000 habitantes. En enero del año pasado había censados 29.459, a falta de que el INE actualice en próximas fechas el padrón correspondiente a 1 de enero de 2022.  

Si se amplía el foco al resto de la Comunitat Valenciana, la cabecera de la Costera no es la ciudad de su tamaño que pierde más habitantes, aunque se sitúa la undécima en el ranking de localidades con el saldo vegetativo negativo más elevado. Ligeramente por encima (con descensos que bordean el centenar de habitantes) se encuentran otros municipios de más de 20.000 habitantes como Cullera, Carcaixent, Mislata, Oliva o Paterna.

La mortalidad por covid deja en Anna el cuarto saldo más negativo

En Ontinyent, donde se produjeron cuatro muertes más por covid que en Xàtiva en 2021, el saldo negativo fue de 58 personas: nacieron 262 y murieron 320. La capital de la Vall d'Albaida sufrió su mayor desplome demográfico en 2018, cuando registró 90 muertes más nacimientos.

Por detrás de Xàtiva y Ontinyent, l'Olleria es la localidad de las tres comarcas con un mayor decrecimiento poblacional, al sumar el año pasado 100 muertes frente a 46 nacimientos. Por detrás se encuentra Anna, que pese a no estar entre las poblaciones más grandes del territorio es la cuarta con el saldo vegetativo más negativo, al anotar 53 muertes por solo 8 nacimientos. En este caso la explicación sí que la tiene la pandemia, puesto que en 2021 la localidad sufrió una alta tasa de mortalidad que dejó una veintena de difuntos. Con 43 fallecidos más que recién nacidos, Enguera es la quinta población que más habitantes perdió de manera natural, seguida de lejos por Moixent (28 muertes más que alumbramientos), Canals (-26 habitantes), Quatretonda (-23), Vallada (-22) y Bocairent, Barxeta (-21) o Albaida (-18).

El descenso es más moderado en municipios de nivel intermedio de la Costera, la Canal y la Vall como la Llosa de Ranes (4 muertes más que nacimientos), Aielo de Malferit (-6 habitantes), Benigànim (-4), Navarrés (-16), Chella (-9), Agullent (-14), Rotglà (-7), Llanera (5), Novetlè (-6). La sangría demográfico continuó en la mayoría de municipios en peligro de despoblación como Salem (6 fallecidos más que nacidos), Terrateig (-3), Bicorp (-13) o Quesa (-13). Otros, como Cerdá o Carrícola, se quedaron como estaban: tuvieron tantos difuntos como recién nacidos, empate a dos en el primer caso y a cero en el segundo.

Compartir el artículo

stats