El pleno del Ayuntamiento de Moixent aprobó el pasado 30 de noviembre el convenio interadministrativo que permite asociar la policía local del municipio con las plantillas de la Font de la Figuera y Vallada con el objetivo de prestar algunos servicios conjuntos «mediante la colaboración y el acuerdo mutuo». La propuesta ya había sido ratificada en la Font y el equipo de gobierno de Vallada tiene previsto votarla en el último encuentro plenario que prevén celebrar antes de que acabe el actual ejercicio 2022. 

El objetivo de la iniciativa —de duración indefinida— es «disponer racionalmente de los medios necesarios para incrementar la seguridad pública y la protección ciudadana» en los tres pueblos. 

Guillermo Jorques, alcalde de Moixent, explicó que los consistorios responden a una petición de los propios mandos: «Es una propuesta muy bienvenida. Ellos nos han trasladado sus problemas. La idea genérica es la prestación de un auxilio mutuo entre los tres municipios. Hablamos de situaciones que se dan más en las zonas más limítrofes. Por ejemplo, un vecino que ha sufrido un robo puede llamar a la policía local de Vallada o Moixent y no tener claro en que término municipal está su caseta». 

Guardia Civil 

Aunque las tres localidades asocien sus plantillas, seguirán teniendo la asistencia de la Guardia Civil para los episodios en los que necesiten asistencia. Moixent, con un total de nueve agentes en la actualidad, es la única población de las tres que cuenta con un servicio policial de 24 horas. 

Vicent Muñoz, alcalde de la Font de la Figuera, comentó que en su municipio trabajan en la actualidad tres agentes locales y el objetivo del convenio es contar con efectivos suficientes ante situaciones de emergencia: «Se puede dar algún tipo de intervención más difícil, como un caso de violencia de género o la concatenación de dos accidentes. Si hay un solo agente, esto es un riesgo. Si pueden venir de otras poblaciones y se mejora la asistencia es un acierto. Se puede dar respuesta a la necesidad de apoyo puntual entre nuestras policías locales». 

«Hay veces que los agentes de Vallada o Moixent están más cerca que una patrulla de la Guardia Civil, por ejemplo. Es una cuestión de cercanía geográfica», explicó el primer edil de la Font. 

Sin coste económico

María Jose Tortosa, alcaldesa de Vallada, confirmó que tiene previsto llevar el convenio al pleno de presupuestos que quiere celebrar antes de que acabe el año: «Es un acuerdo para situaciones puntuales, que no tiene un coste económico. La idea es que, si hay una intervención complicada, los agentes de las tres localidades puedan ayudarse si lo necesitan». 

A su vez, Tortosa comentó que se han estudiado todos los detalles: «La propuesta nace de los propios mandos, que se reúnen con los alcaldes y los concejales de seguridad ciudadana. También se ha hablado con los secretarios municipales y con el Instituto Valenciano de Seguridad Pública y Emergencias (Ivaspe) para confirmar todos los flecos».

Vallada cuenta con cinco agentes en su actual plantilla de la Policía Local. Tortosa explicó que tiene constancia de situaciones que se han puesto difíciles: «A veces han tenido que intervenir por un robo o por un conflicto en las fiestas patronales y estaban solos. Hay actuaciones en las que se pueden poner en peligro. Esa son las situaciones tipo en las que se deben llamar y prestarse ayuda».

La iniciativa ya está completamente en vigor y los agentes se podrán dar asistencia en cualquier incidente de las fiestas navideñas.

Tres localidades limítrofes que suman menos de 40.000 vecinos

En el convenio que asocia a las policías locales de los tres municipios de la comarca de la Costera se realiza una amplia lectura de las diferentes leyes que pueden estar relacionadas con esta iniciativa conjunta. A su vez, se expone que los «firmantes del presente acuerdo consideran necesario colaborar para la mejor ejecución de las funciones asignadas a los cuerpos de policía local y cumplen los requisitos establecidos en las normas citadas, al ser limítrofes, ser la suma de sus poblaciones inferior a 40.000 habitantes y carecer separadamente de recursos suficientes para la prestación eficaz de algunas intervenciones policiales». También recuerdan «la tasa de reposición que mantiene la prohibición de crear nuevos puestos de trabajo». Por último, exponen que se creará un órgano de gobierno, representación y administración de la Asociación, que se reunirá un mínimo de una vez al año.