Los responsables de dos espacios de máquinas de vending emplazados en dos lugares distintos de Xàtiva han sufrido tres robos en días alternos y en diferentes horarios durante las últimas semanas. Los incidentes tuvieron lugar sobre las dos de la mañana del 23 de noviembre, las ocho y media de la tarde del 1 de diciembre y la una del mediodía del pasado 4 de diciembre. 

En cada una de las ocasiones, el autor fue captado por las cámaras de vigilancia instaladas en los dos establecimientos. Quizás consciente de ello, el ladrón —y su socia— lleva la mayoría de las veces una mascarilla y un gorro o gorras. En las imágenes del primer incidente se le ve junto a una compañera, que podría estar vigilando desde un sitio cercano por si pasaba algún viandante. 

En ninguno de los robos muestra nerviosismo alguno. Llega al lugar con total tranquilidad, comprueba que no hay nadie mirando, se pone unos guantes y con un destornillador fuerza una de las máquinas. Siempre es la misma.

De hecho, en el robo perpetrado al mediodía llegó a ser visto por el dueño de uno de los establecimientos: «Estaba atendiendo a un matrimonio con una niña y oí un golpe fuera. Estaba solo, salí y miré a ver qué pasaba. Había un hombre junto a un contenedor y le pregunté si había oído algo, me dijo que no. Había otra persona junto a las máquinas, la que vi de espaldas, y y simuló pedir un café. Cuando vi las imágenes me di me cuenta de que ya había abierto la máquina. En ese momento ya me estaba robando», explicó ayer el afectado a Levante-EMV

Efectivo y una pieza

En los tres incidentes el responsable del robo se llevó todo el dinero en efectivo que encontró y en el último episodio sustrajo de dos máquinas forzadas una pieza cuya sustitución cuesta alrededor de 600 euros.

El primer día, el autor de los asaltos aprovechó el abrigo de la oscuridad. El segundo lo hizo en medio de un partido del Mundial entre España y Japón y en el último episodio consiguió su botín a plena luz del día.

«Ha actuado los tres días en los dos sitios, se ve que seguía una ruta. Y que no es la primera vez que lo hace. Fue a por el dinero. Denunciaremos y a ver si lo pillan. En algunos de los vídeos va tapado y no se le ve casi, pero en otro sí se ve su cara y el de su compañera», apunta otro de los responsables de las máquinas de vending. Fuentes de la Policía Nacional confirmaron ayer a este diario que ya tienen a su disposición las grabaciones en las que se puede ver lo ocurrido: «Estamos investigando los hechos. De momento, no hay ningún detenido». 

Los dueños de las máquinas apuntan que nunca les había pasado algo parecido. «Puedes tener un susto por culpa de unos chiquillos, pero no nos habían robado. Hemos puesto un tope de dinero y reforzado la seguridad».