Debe ser que la Navidad está cerca y como es tiempo de amor, paz, fraternidad y solidaridad uno está más dado a los buenos sentimientos, y en ver el lado bueno de las cosas, y en este caso del Olímpic.

La última victoria del Olímpic en Benigànim ha hecho caer algunos de los tópicos «negativos» que hemos repetido en las últimas semanas. Uno de ellos es que marcó Matías Aquino, marcó el primero del encuentro, ya que es un delantero que además de trabajar mucho, marca. Otro tópico que ha caído es el del marcador ajustado, porque en esta ocasión se ganó por más de un gol de diferencia y de manera más tranquila. Otro asunto negativo era el no tener recambios de garantías en el banquillo y ante el Benigànim, contando ya con jugadores recuperados y con un nuevo fichaje, el entrenador, Xavi Candel, tuvo en el banquillo lo que quería…

Y no me olvido de que Rueda volvió a marcar, de que Joan hizo un golazo, de que Guillén pudo por fin descansar, de que hay competitividad en la plantilla y de que el cuarto, el Castellonense, está un poco más lejos en la clasificación.

No quiero, no debo, compensar hoy estos hechos «buenos» con otros menos «buenos». Hoy no toca porque como les decía, se acerca la Navidad.

Tampoco, ya lo saben, va a ser siempre así. De momento me conformo con no perder este espíritu navideño que me ha inundado este domingo ante el Carcaixent. Por si se me olvida en las próximas semanas: ¡Feliz Navidad!