Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MATISOS DISCORDANTS

El aniversario de la provincia de Xàtiva

Xàtiva. Acto conmemorativo del 200 aniversario de la Provincia de Xàtiva, con la asistencia del presidente de Diputación Toni Gaspar y Elena Cebrián, secretaria autonómica de despoblamiento PERALES IBORRA

Corría el año 1994 cuando un joven estudiante del último curso de la licenciatura de Derecho Público solicitaba en el Arxiu Històric Municipal de Xàtiva consultar la documentación relativa a la denominada «Provincia de Játiva». Con la inestimable ayuda del archivero municipal, Isaïes Blesa, preparó un trabajo que le valió la calificación de Matrícula de Honor en la asignatura de Historia del Derecho que impartía la catedrática Remedios Ferrero en la Universitat de València. A este trabajo siguieron diferentes artículos en prensa local sobre la declaración de la provincia setabense que, aunque conocida, apenas había tenido repercusión mediática desde que Carlos Sarthou glosara este episodio histórico de la ciudad, a mediados del siglo XX, en sus «Datos para la historia de Játiva». El 26 de octubre de 1995 en el hoy desaparecido y añorado -como una iniciativa de la sociedad civil setabense que posibilitaba el debate sin sesgo partidista- Forum d’Opinió, aquel estudiante, ya licenciado, participó como ponente con el tema de la antigua provincia de Xàtiva. Algún asistente preguntó en el debate posterior sobre si, a su juicio, existía algún representante político en la Xàtiva contemporánea que se asemejará al diputado Villanueva. La repuesta fue tajantemente negativa. En el año 1996, la edición comarcal de La Costera-la Canal y la Vall d’Albaida del diario Levante-EMV publicaba, como volumen segundo de la serie Temes d`Història Local, una síntesis de aquel trabajo bajo el título «La provincia de Xàtiva; el expediente de su formación (1821-1823)». A raíz de esta difusión, el concejal del ayuntamiento de Xàtiva, Adolfo García, del grupo político municipal Unitat del Poble Valencia-Bloc Nacionalista, presentó ese mismo año una moción para la conmemoración del 175 aniversario de la provincia de Xàtiva, teniendo en cuenta el conocimiento municipal de aquella noticia, por medio del diputado Villanueva, ocurrido el 12 de octubre de 1821. Como consecuencia de ello, la comisión de gobierno del ayuntamiento en sesión del 14 de octubre de 1996 adoptó el acuerdo en relación con el expediente número 542/96 sobre la conmemoración del 175 aniversario de la creación de la provincia de Xàtiva, por las Cortes Generales Constitucionales, en 1821. Se acordó la creación de una comisión especial para elaborar el programa de actos en la que se incluyó a historiadores, al cronista de la ciudad, Agustín Ventura, y otros miembros de la sociedad civil. Una conferencia del profesor Sebastià Garrido fue el primero de actos como la colocación de una placa conmemorativa en la fachada de la que fue sede de la Diputación Provincial de Xàtiva en la Casa de l’Ensenyança a cuyo descubrimiento asistió el entonces presidente de la Diputación Provincial de València, Manuel Tarancón, así como la edición de una carpeta de mapas históricos de la provincia provenientes de los fondos del arxiu municipal o la reedición del libro «Mi viaje a las Cortes» de Joaquín Lorenzo Villanueva, con un amplio estudio del profesor e historiador Germán Ramírez. La celebración de la efeméride también recibió críticas por parte de la oposición municipal y se produjo un enriquecedor debate entre articulistas de opinión en medios locales a favor y en contra de la misma. Entre las conclusiones de aquel trabajo, que contribuyó a la posterior promoción y difusión de este relevante acontecimiento histórico y propició la realización de publicaciones y estudios posteriores, hasta llegar a la actual conmemoración del bicentenario, se mencionaba que el área territorial de aquella provincia -comenzaba a sonar entonces el término «comarcas centrales»- seguía reuniendo unas condiciones sociopolíticas y económicas destacadas, con varios núcleos de población importantes, siendo viable la creación de un ente que pudiera capitalizar sus intereses conjuntos. Veinticinco años después, poco o nada se ha avanzado en este contexto, nunca bien visto desde las capitalidades de València y Alicante. Y, al mismo tiempo, la ciudad que históricamente fue referente en este territorio, desde la época foral, ha seguido agravando su decadencia sin que sus gobiernos, de diferente color político, hayan sabido cómo ponerle freno, como se puede ver estos días en el ámbito de la pérdida de estratégicos y necesarios servicios judiciales.

Compartir el artículo

stats