Tienen una inteligencia superior al resto de sus iguales para razonar, planificar o entender el mundo que les rodea, pero a menudo muestran dificultades de aprendizaje en las aulas y son tratados como "bichos raros", etiquetados bajo algún tipo de trastorno y cancelados, sin opciones de desarrollar su potencial oculto. Se cuentan por miles, representan a alrededor de un 5% del alumnado, pero tradicionalmente el sistema educativo no ha llegado a detectar y a ofrecer una atención adecuada ni a un 1% del total de aquellos a los que popularmente se conoce como "superdotados", siguiendo además un patrón marcado por una clara brecha de género: el 80% de los alumnos sometidos a evaluaciones para identificar sus altas capacidades solían ser niños.

Desplegando una labor invisible de acompañamiento, un grupo de seis orientadores con cuartel de operaciones en Xàtiva trabaja a fondo desde hace un curso para revertir esta situación, ofreciendo a los centros educativos de toda la Comunitat Valenciana un asesoramiento especializado en el ámbito de las altas capacidades para mejorar la identificación de casos y darles una adecuada respuesta pedagógica, en el marco del nuevo modelo de orientación que la Conselleria de Educación puso en marcha en 2021.

La iniciativa comienza a dar sus frutos: solo en este curso la Unidad Especializada de Orientación (UEO) de Xàtiva ya ha atendido a la llamada de más de 500 centros valencianos que han activado medidas de detección, evaluación y respuesta para atender las necesidades educativas especiales que demanda el alumnado con altas capacidades. Un protocolo de identificación que funciona con un algoritmo de toma de decisiones brinda unos criterios comunes y el equipo de orientadores ha impulsado un cuestionario con 43 ítems validado por la Universitat de València y el grupo Divosfera de atención a la diversidad que implica tanto al profesorado, como a las familias y al propio alumnado para que los colegios puedan detectar casos de forma sistemática.

"Queremos provocar un cambio de mirada y eliminar las barreras del sistema educativo que generaban incomprensión y desconocimiento sobre la forma de actuar con estos alumnos: las altas capacidades han sido las grandes olvidadas", resume el director de la UEO de Xàtiva, Salvador Borràs. "Las escuelas con las que trabajamos están muy contentas porque por primera vez han tenido respuesta de la administración, se sienten más seguras y las familias refieren que sus niños están mejor atendidos. Hay alumnos que nos cuentan que su vida ha cambiado: han dejado de considerarse un bicho raro y ahora ya entienden los que les pasa".

Alumnos con desadaptaciones

El perfil de la alta capacidad es complejo y puede presentarse entre niños y niñas con TDAH o autismo, con desajustes entre la parte emocional y la intelectual. "Los estudios nos indican que en una tercera parte de los casos las dificultades de aprendizaje pueden estar eclipsando algún otro talento oculto". Borràs subraya que esta tendencia también se observa sobre todo en niñas y adolescentes con trastornos y problemas alimentarios, conductas autolesivas o problemas de relaciones sociales que esconden muchas veces "una disincronía interna y externa" y una "desadaptación a todos los niveles" por la frustración de no ser entendidos. "Cuando les explican lo que les pasa las cosas empiezan a cambiar: tenemos casos espectaculares de personas fuera del sistema que estamos recuperando", apunta el director de la UEO.

Xàtiva. Equipo de la UEO (Unidad Especializada de Orientación) PERALES IBORRA

Cuando se detecta un caso, la prioridad es fomentar el talento del alumno con intervenciones que -en función de sus condiciones sociales- pueden consistir en adelantarlo de curso o en ofrecerle un "enriquecimiento curricular", diversificando y adaptando el material educativo tanto a nivel metodológico como cuantitativo. "Alta capacidad es alta potencialidad, no necesariamente es alto rendimiento y no entiende de clases sociales: también la encontramos en los sectores más vulnerables. Hasta un 70% de los alumnos con altas capacidades rinden por debajo de su capacidad, por aburrimiento, por frustración o porque no les interesa", matiza Borràs

Paralelamente, desde la UEO de Xàtiva se ha impulsado el proyecto Connectats, con un equipo de cinco personas cuyo objetivo es desarrollar el talento de todo el alumnado, partiendo de un modelo inclusivo. El programa piloto comenzó el curso pasado en tres institutos y dos escuelas, cuya enriquecedora experiencia quedó reflejada el pasado fin de semana un congreso internacional en València en el que participaron los tres mayores referentes en el campo de las altas capacidades a nivel mundial. La jornada estuvo organizada por la UEO de Xàtiva y la Conselleria de Educación, que brinda el respaldo a la iniciativa. En el marco de Connectats también se ha creado una red de centros y de alumnos con altas capacidades que comparten experiencias y buenas prácticas educativas a través de nuevos canales.