La alcaldía de once municipios depende de acuerdos para formar gobierno

La izquierda parte con ventaja para reeditar la mayoría de pactos, aunque en Quatretonda o Montesa los socios ven complicadas las alianzas - La derecha puede recuperar Canals y mantener Enguera

La ejecutiva del PSPV de Xàtiva, reunida para analizar los resultados del 28M este jueves.

La ejecutiva del PSPV de Xàtiva, reunida para analizar los resultados del 28M este jueves.

Sergio Gómez

Sergio Gómez

La resaca electoral del 28M deja escenarios abiertos a distintas fórmulas de gobernabilidad en once de los 61 municipios que conforman el territorio de la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida. Aunque las mayorías absolutas siguen siendo predominantes, los acuerdos que alcancen (o no) las distintas fuerzas representadas en los ayuntamientos serán determinantes en los próximos días a la hora de dibujar el reparto final del poder municipal en las tres comarcas.

La semana después de las elecciones municipales es la de la reflexión interna: los partidos hacen cábalas y analizan sus resultados antes de enfrentarse a la negociación con los rivales. Dentro de dos sábados, cuando se celebren las sesiones de investidura, las alianzas tendrán que estar atadas y bien atadas.

En Xàtiva, el PSPV y Xàtiva Unida están condenados de nuevo a entenderse ocho años después del Pacte de Sant Domènec, que no tuvo continuidad en 2019 por las diferencias entre ambas formaciones. La ejecutiva de la agrupación socialista de Xàtiva acordó este jueves iniciar "un proceso de diálogo con Xàtiva Unida con el fin de llegar a un pacto de legislatura que suponga la configuración de un gobierno municipal estable". La prioridad, según los socialistas, es sacar adelante "políticas de progreso necesarias". Por ello, buscan una alianza basada "en el entendimiento mutuo y en el consenso sobre la acción de gobierno" con los programas electorales de ambas formaciones como punto de partida e hilo conductor.

En Xàtiva el bloque de izquierdas ha superado en casi 2.000 votos al de derechas y está condenado a entenderse

El PSPV subraya que en los comicios la ciudadanía de Xàtiva "ha secundado mayoritariamente a las fuerzas progresistas", que obtuvieron una diferencia sustancial de cerca de 2.000 votos sobre la suma de todos los partidos de derecha. El resultado de las elecciones arroja un apoyo de más del 30 % a las opciones planteadas por los partidos de izquierdas frente al conjunto de las derechas. 

En Canals, el popular Nacho Mira ha manifestado su voluntad de amarrar la alcaldía después de que el PP haya sido el partido más votado en los comicios. La llave la tiene la formación independiente Suma't, que se declara moderada y podría haber un entendimiento, a la espera de las negociaciones. Ambas fuerzas sumarían mayoría absoluta.

El PP también ha ganado las elecciones en Albaida, pero en esta localidad el PSPV y Compromís suman los concejales necesarios para gobernar y van a explorar un acuerdo. Ambos actores políticos ya pactaron en 2011 y, aunque la entente no salió del todo bien, hoy los protagonistas de ambas candidaturas son otros y muestran predisposición al diálogo.

Dificultades en Quatretonda

Más complicado parece a priori el pacto entre socialistas y valencianistas en Quatretonda, donde Compromís (con Aina Benavent al frente) ha perdido la mayoría absoluta y ha dejado de ser la fuerza más votada, desplazada por el PP de Justo Oltra por apenas 5 votos pese a que ambas formaciones empatan a concejales. Con estos mimbres, el PSPV de Trinidad Espí será decisivo para decantar la balanza tras sumar un concejal más que en 2019. El equipo socialista aguarda a que Compromís mueva ficha para sondear un posible acuerdo que las fuentes consultadas en el PSPV ven "difícil pero no imposible". "Pinta mal, pero hablando se entiende la gente", apuntan.

Ambos partidos arrastran una larga tradición de alianzas en Quatretonda, donde han pactado cuatro gobiernos desde 1999. La alcaldesa en funciones, Aina Benavent, muestra su intención de iniciar negociaciones con el PSPV en los próximos días y admite una "sensación agridulce" con los resultados electorales, puesto que Compromís ha arañado la primera posición.

Esta semana los partidos la han dedicado a la reflexión interna antes de iniciar las negociaciones

Un pacto "complicado" en Montesa

En Montesa, los partidos que han compartido el Botànic también llevan gobernando en coalición durante tres legislaturas consecutivas. Las tornas se han revertido en este 28M, puesto que el PSPV ha sumado un concejal con un nuevo candidato y tiene 3, mientras que Compromís ha perdido un edil y cuenta con 2 frente al PP, que se mantiene con 4.

La candidatura socialista encabezada por Héctor Barberà ha iniciado una primera toma de contacto con sus tradicionales socios para comprobar su predisposición al acuerdo, pero desde la coalición del guiño y la sonrisa han pedido unos días para reflexionar y debatir internamente sus propuestas y la hoja de ruta a seguir. "Estamos en una encrucijada, porque está mal reeditar un pacto con el PSPV que la experiencia nos dice que que es complicado y por otro está mal que gobierne el PP", señala Analia Juan, cabeza de lista de Compromís.

Héctor Barberà, por su parte, se muestra contento por el crecimiento de apoyos experimentado por el PSPV, que se ha quedado a solo 25 votos de alcanzar al PP. "La gente ha respondido", apunta. En materia de pactos, se muestra "dispuesto a dialogar y llegar a un consenso", teniendo en cuenta que "más de la mitad de votantes ha decidido que haya un gobierno de izquierdas en Montesa".

Sintonía previa en Aielo y Novetlè y encrucijada en Atzeneta y Beniatjar

En Aielo de Malferit se da casi por hecho que el PSPV y Compromís podrán repetir su coalición de gobierno, al igual que en Novetlè, donde ambos partidos se entienden muy bien y han gobernado en coalición en esta legislatura pese a que los socialistas consiguieron en 2019 la mayoría absoluta. Ahora la han perdido y necesitan el apoyo de los valencianistas (con quienes empatan a tres concejales) tras entrar el PP con un concejal, pese a haber presentado a un candidato cunero.

Compromís está en condiciones de sumar Atzeneta d'Albaida a su listado de alcaldías en la Vall d'Albaida, aunque le falta un concejal para la mayoría absoluta: le bastaría con el apoyo de la regidora que ha sacado el PSPV o bien tendría que llegar a un acuerdo con Ens Uneix, que tiene tres ediles.

PSPV, Compromís y EUPV se ven obligados a reeditar antiguos pactos que no acabaron del todo bien

En la otra cara de la moneada, Ens Uneix es la fuerza más votada en Beniatjar (con dos ediles) pero tendría que pactar o bien con el PSPV (con 1) o bien Compromís (con uno también), puesto que ambas empatan a concejales. Situaciones similares que pueden llevar a un acuerdo amplio, teniendo en cuenta que Ens Uneix puede ser clave en la Diputación de Valencia.

En la Font de la Figuera, el PP es la fuerza más votada pero empata con el PSPV a concejales. Ambas formaciones se decantan por una fórmula que implique un reparto de responsabilidades de gobierno a todos los concejales de la corporación, algo así como un gobierno de contratación.

En Enguera todo apunta a que Pl@ce volverá a apoyar al PP para gobernar en coalición pese a que el PSPV es la fuerza más votada, mientras que en Barxeta hay un triple empate a tres concejales entre EUPV, Som Barxeta y el PP que deja un escenario muy abierto. Esquerra Unida asume que podría quedarse esta vez en la oposición. En el Genovés, el PP podría pactar con Vox un gobierno estable dado que se ha quedado a un concejal de la mayoría absoluta.