La dueña de un negocio rural estalla por la acumulación de toallitas en el monte de Bicorp

La propietaria del bar-restaurante de los Botijos denuncia que algunos conviertan el entorno del camping en un estercolero pese a la presencia de contenedores para depositar los elementos no biodegradables: "Es vergonzoso, con todo lo que estamos haciendo para que esto esté limpio"

Una pastora estalla por la acumulación de toallitas en el monte en Bicorp

Sergio Gómez

Sergio Gómez

El video tiene todos los componentes para hacerse viral. En él, la propietaria del bar-restaurante de la zona de acampada Los Botijos de Bicorp pastorea a sus cabras mientras muestra su indignación por la acumulación de toallitas, papeles y productos de higiene íntima en una zona de monte pegada a los contenedores del parking del complejo rural.

"De repente he visto a las cabras comiéndose toallitas y vengo aquí y me encuentro con un montón de toallitas, que no son biodegradables y no se descomponen, como tampoco se descomponen los tubitos de los tampones y todas estas cosas que nos dejáis aquí", denuncia Patricia en la grabación. "Qué manía tenéis todos de venir al mismo sitio a cagar, no sé como no os da asco, para cagar en el monte se va a uno a donde no lo vean, la caca la puedes dejar ahí, pero las toallitas te las llevas al contenedor o a casa", continúa.

Desperdicios acumulados junto a los contenedores del camping de los Botijos.

Desperdicios acumulados junto a los contenedores del camping de los Botijos. / Levante-EMV

La hostelera censura que la zona junto al camino al depósito se convierte cada año en un estercolero "vergonzoso". "Tenemos el sitio limpio, recogido y cuidado, lo que no me parece normal es que vengáis con todo lo que estamos haciendo para que esté bonito y limpio y nos caguéis al lado y nos dejéis toallitas y papeles. ¿Tanto cuesta echar papeles al contenedor? A ver si podéis hacer un esfuerzo y mantener el monte limpio", incide Patricia en el video.

Los propietarios del bar-restaurante de los Botijos tienen unas cabras y una zona de huerta. "Intentamos ser lo más autosuficientes posible y dar el mejor servicio, nuestro proyecto incluye el cuidado del entorno y nos entra mucha rabia al ver estas situaciones: es muy deprimente", lamenta.