La Font de la Figuera exige medidas al Gobierno tras los estragos causados por las lluvias

La mala canalización de las obras de Adif deja tres kilómetros de bancales anegados en línea recta, con cosechas y árboles afectados

El alcalde ve insuficiente el proyecto de las balsas de laminación que está ejecutando el operador ferroviario para desviar las aguas: "No vamos a quedarnos parados porque están jugando con el pan del pueblo"

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Apenas cayeron 38 litros por metro cuadrado, pero el último episodio de lluvias ha vuelto a causar estragos en la Font de la Figuera como consecuencia de los problemas de drenaje generados por las obras de las nuevas infraestructuras ferroviarias que cruzan el término municipal.

Pese a los trabajos que está desplegando Adif para evitar inundaciones en las vías -como las que se vivieron sobre todo con la DANA de 2019- la imagen de bancales anegados y caminos hechos trizas por un torrente de agua mal canalizada ha vuelto a repetirse en la población, sembrando la indignación entre los afectados. Porque la situación se repite cada vez que llueve de forma más o menos considerable.

El alcalde de la Font de la Figuera, Elio Cabanes, explica que esta vez se han anegado tres kilómetros de bancales en línea recta, estropeando cosechas y árboles. Cuando atiende el teléfono, el primer edil se encuentra revisando los destrozos registrados en una caseta de campo llena de barro donde el agua ha tirado un muro. "Como esta casa seguro que hay más", lamenta Cabanes, que avanza que su equipo de gobierno va a plantar batalla hasta que el Gobierno Central diseñe una solución definitiva a las riadas.

El problema se genera porque las obras de Adif recoge las aguas de la Encina, de una ladera que vertía a la Foia y del barranco de Ernesto y las canaliza hacia una zona donde no hay ninguna rambla, lo que se traduce en un canal de agua que acaba en los campos agrícolas, mayoritariamente de olivos. "Cada vez que llueve esta área se anega. Se está haciendo como una rambla natural hasta el río que ha roto 3 kilómetros de terrenos en línea recta", mantiene el alcalde.

Adif anunció una inversión de 80 millones de euros que, en una primera fase, está desplegando dos balsas de 70.000 y 130.000 metros cúbicos para laminar el caudal que pueda recibir el sistema de drenaje a través del túnel ferroviario y minimizar las consecuencias que el trasvase pueda ocasionar, tanto en la plataforma de la vía como aguas abajo del propio túnel. Junto a estos depósitos se proyectan otras dos balsas junto a otras propuestas que, para el Ayuntamiento de la Font de la Figuera, resultan claramente insuficientes.

"Se nos vendió la solución de las balsas que están haciendo, pero el agua seguirá vertiéndose por el mismo sitio. Al proyecto de Adif le faltan 3 kilómetros de canal para llevar el agua canalizada hasta el río. Vamos a tener que pelear eso", mantiene Elio Cabanes, que va a ponerse en contacto con la subdelegación del Gobierno para iniciar una ronda de reuniones con el Ministerio de Transportes o con Adif para reclamar medidas efectivas contra las inundaciones.

"Nos han estropeado el término"

«Este es un pueblo agrícola y si el agua estropea esta parte se carga  buena parte de la economía. Hay gente afectada que tenía bancales de olivos acabados de plantar. La tierra se ha quedado como una explanada de 500 metros de anchura por 3 kilómetros de largo porque por aquí cae el agua hasta el río», expone el alcalde.

«No vamos a quedarnos callados y quietos porque este es el pan del pueblo: nos han estropeado el término entre la autovía y las vías del tren, y ahora nos hacen unas balsas que ya se ve que solo son una solución para Adif, porque desvían el agua de las vías, pero mientras tanto al pueblo lo harán polvo», lamenta Cabanes.

«Si llegan a caer 200 litros no hubiera quedado ninguna caseta en pie. Lo que reclamamos es una cuestión de supervivencia de la gente», remacha.  

La DANA de 2019 ya dejó destrozos valorados en 5,5 millones de euros en la Font de la Figuera. Los dos episodios de lluvia de esta semana han sumado también cuantiosos daños.