ENTREVISTA | Jorge Rodríguez Alcalde de Ontinyent

"El mandato de la ciudadanía es traer las mayores inversiones posibles a Ontinyent"

Ha pasado un año desde que quedó liberado de sus ataduras judiciales y el alcalde de Ontinyent confiesa que esta es la legislatura en la que más está disfrutando de su cargo, a la hora de hacer balance

Jorge Rodríguez, alcalde de Ontinyent, en su despacho del ayuntamiento.

Jorge Rodríguez, alcalde de Ontinyent, en su despacho del ayuntamiento. / Perales Iborra

Sergio Gómez

Sergio Gómez

¿Cómo resume el primer año de su cuarto mandato?

Estamos satisfechos porque hemos conseguido superar los grandes retos que teníamos que afrontar. Por un parte, se están convirtiendo en realidad los compromisos adquiridos en el pacto con la diputación y, a día de hoy, tenemos 3,2 millones de euros en inversiones que ya están en marcha. Otro reto importante era la parálisis que vivía el hospital. Cuando se hizo la inauguración fuimos conscientes de que quedaba mucho trabajo por hacer. El president de la Generalitat adquirió el compromiso de retomar las obras de inmediato y así fue. Otro desafío era el desbloqueo de las obras del CEP Martínez Valls: no nos hemos encontrado con ningún problema de la Generalitat para inyectar 600.000 euros al proyecto y hemos podido evitar que la obra estuviera un año parada. 

Cuando asumió la alcaldía por primera vez gobernaba el PP en la Generalitat. Ahora lo vuelve a hacer, pero la relación es muy diferente. ¿Cuál es su grado de satisfacción con el Consell de Mazón?

El grado de satisfacción es alto, porque se están cumpliendo los compromisos. En materia educativa hemos conseguido no solo mantener la oferta que teníamos, sino reforzarla con una nueva aula Ueco. También hemos mejorado servicios y atenciones que se dan al ciudadano, se ha reactivado el hospital y en materia judicial proseguimos con el Palau de Justicia .

¿Teme que el pacto de Ens Uneix con el PP pueda alejar a sus votantes progresistas que no comulgan con las políticas del Consell?  

La gente sabe desligar y nosotros hemos sido profundamente coherentes. Cuando llegamos a la diputación no lo hacemos votando al PP, sino presentando nuestra propia candidatura. Hubo una oportunidad de oro para dar la presidencia a una mujer de izquierdas como Natàlia. Con el PSPV no fue posible el acuerdo porque hacía falta tiempo para rehacer los puentes volados. Mompó fue presidente por ser el candidato del partido más votado y le dijimos que tenía que elegir: o gobernar con Vox o con nosotros. Parar los pies a la extrema derecha fue una prioridad. El electorado ve que somos coherentes con lo que dijimos que íbamos a hacer, que es conseguir inversiones para Ontinyent. No tenemos ningún problema en coincidir con el PSPV y Compromís en posiciones ideológicas frente a medidas con las que no nos sentimos cómodos. No estamos a favor de la ley de concordia, ni de los cambios en la ley plurilingüismo y nos pronunciamos sin ningún problema. Nuestro partido tiene sentido común, una filosofía y unos ideales claros, pero el mandato de la ciudadanía es conseguir el máximo de inversiones posible.

"Teníamos la obligación de rentabilizar al máximo la posición política en la que nos situó el 28M"

 Exhibe una inversión de 100 millones en 20 obras en curso. ¿Cuál es el secreto?

Al final todo es trabajo. Cuando te presentas a las convocatorias de fondos de la UE no hay negociación posible, sino valoración pura y dura, y hemos conseguido presentar proyectos de calidad. El del Centes (Centro de Deportes y Naturaleza) ha sido el mejor valorado de entre 1.500 proyectos de toda España y ha obtenido 600.000 euros de ayuda. Hemos conseguido 5 millones de euros del programa Edusi y una subvención para la piscina de 2,6 millones. Los resultados de las municipales situaron a Ens Uneix en un punto estratégico del mapa político y teníamos la obligación de rentabilizar al máximo esa posición política que nos permite conseguir inversiones directas de la diputación o tener una relación mucho más abierta y cercana con la Generalitat

¿Está garantizada la continuidad de las obras del IES l’Estació?

Cuando supimos que una de las empresas de la UTE adjudicataria entraba en concurso hablamos con ellos de manera inmediata. La otra empresa ha ofrecido a los trabajadores irse con ellos y nos garantizan que van a continuar. Ya hay 1,5 millones certificados.  

El retraso en el pago de subvenciones descuadró las cuentas en 2023. Compromís ha criticado que se tenga que avanzar dinero de la obra del CEIP Martínez Valls.

El 80% del dinero de nuestras inversiones viene de fuera. Las administraciones no te pagan de manera inmediata y eso acaba generando que, a 31 de diciembre, cierras el presupuesto y has realizado un gasto por el cual no has recibido el ingreso consignado, por eso nos salió un déficit de 500.000 euros que, sin embargo, a 31 de marzo, cuando liquidamos el presupuesto, ya no existía porque ya habíamos cobrado. Cuando tomamos la medida de incorporar al presupuesto el medio millón de euros para compensar el déficit no era de inversiones nuevas, sino de obras ya realizadas cuyas ayudas no habíamos percibido. Creo que eso no lo acabaron de entender. Con el Pla Edificant vuelve a pasar lo mismo: la Generalitat hace inversiones plurianuales y, a día de hoy, nos ponen un dinero para este año y para 2026. Cuando llega el verano se nos pide que les digamos que necesidades económicas vamos a tener en el siguiente ejercicio y las cantidades se reajustan en el presupuesto de la Generalitat. Lo que aprobó el ayuntamiento es que, en caso de que no se produzca ese reajuste, avanzará el dinero, algo que por otra parte es habitual.  

"Me daría con un canto en los dientes si el hospital está a pleno rendimiento a estas alturas de 2025"

La oposición cuestiona que solo se hayan convocado cinco plenos ordinarios en lo que va de año.  

Soy el alcalde de la democracia en Ontinyent que más plenos extraordinarios he hecho, pero al final el talante no solo se demuestra en los plenos. Hemos hecho algunos extraordinarios en los que se han incluido mociones y ruegos y preguntas, sin tener necesidad. Hemos llegado a acuerdos con la oposición y el presupuesto salió sin el rechazo de ningún grupo. El diálogo ha de ser permanente, no una vez al mes. Por voluntad política, nuestro gobierno da concejalías a la oposición y también integra en la gestión muchas de sus propuestas. La participación política no solo se produce en plenos, sino en el día a día.  

El hospital de Ontinyent parece el sueño de nunca acabar. ¿Cuándo lo podrán disfrutar los ciudadanos a pleno rendimiento? 

No me atrevo a ponerle fecha, pero los cinco contratos complementarios están en ejecución con una duración de 6 meses, hasta final de año. El traslado paulatino de servicios llevará medio año más, con lo que me daría canto en los dientes si el año viene por estas fechas está a pleno rendimiento. 

¿Teme que haya servicios que se vean interrumpidos por la falta de personal?

Esperamos que no. Vamos a pedir al conseller que nos declare zona de difícil cobertura, de manera que se premie a los profesionales sanitarios que vengan al hospital. Somos conscientes de que este es un destino que no va a ser el primero, porque la tendencia de la gente a ir a hospitales más grandes. En la época de Puig y el Botànic perdimos la diálisis y hubo un verano que se tuvo que cerrar Medicina Interna porque no había profesionales y posiblemente este año también ocurra lo mismo con maternidad.  

Pedro Sánchez ha puesto el «lawfare» en el centro de la agenda. ¿Se ha aprendido alguna lección  tras su absolución y la de Mónica Oltra?

Quiero pensar que se ha aprendido alguna lección. Yo no soy tan importante como para influir a ese nivel, pero en los últimos tiempos hay determinados procedimientos judiciales que en el mejor de los casos han sido extraños. Cuando estábamos a una semana de presentar candidatura se abrió el secreto de sumario de mi causa y, dos días después de las elecciones, se hizo pública la sentencia que me absolvía. El resultado hubiera sido otro de haberse sabido antes. Me preocupa que hemos tendido a judicializar la política, muchas veces por no saber dirimir los conflictos. También hay una politización de la justicia, que puede estar influyendo en decisiones que acaban en nada, pero que dejan daños irreparables. A mí me robaron la oportunidad de saber qué me podía haber pasado políticamente. Lo que no me quitan es el dolor, la pérdida de amigos y las horas de psicólogo.

¿Es reversible el abandono de casas en el centro histórico?

Hemos actuado a grandes niveles. Desde hace 13 años sacamos subvenciones de rehabilitación, hemos trabajado en planes con la Generalitat y el ministerio y reurbanizado la práctica totalidad de la Vila. Ahora estamos actuando en las calles Roses y Trinidad con una ayuda de 3 millones que nos permitirá generar 12 viviendas y un nuevo espacio público. Es verdad que hay muchas viviendas en venta:hay que conseguir hacer la zona atractiva y convencer a los propietarios de que el alquiler es una opción interesante.

¿Llegará este año la declaración de Fiesta de Interés Turístico para los Moros i Cristians?

Que llegue antes de agosto es complejo administrativamente, pero cada día estoy más convencido de que estas van a ser las últimas fiestas de Interés Turístico Nacional.  

"Este es el primer mandato en el que estoy disfrutando con plenitud del cargo"

¿Volverá a presentarse en 2027?

Es muy pronto todavía. En la primera legislatura fui alcalde con un pacto de gobierno; en la segunda lo compatibilicé con la presidencia de la diputación y acabó con mi detención; la tercera la viví con miedo por el proceso judicial y este es el primer mandato en el que estoy disfrutando con plenitud del cargo.

¿Qué proyectos prioriza de cara al segundo año de legislatura?

Lo que vamos a ver este año es la finalización de proyectos que se iniciaron en la anterior legislatura. A lo largo del verano finalizará el parque de las mamás belgas, la segunda fase del Museu del Tèxtil y el centro intergeneracional. A partir de ahí empieza el segundo reto más interesante que es llenarlos de contenido: conseguir que ese centro intergeneracional lo sea, que sea capaz de convertirse en un punto de encuentro que rompa la brecha entre mayores y jóvenes. También es esencial que el parque de las mamás belgas, a parte de acabar con inundaciones, se convierta en un punto para mirar al río y no darle la espalda, que es lo que tradicionalmente ha ocurrido. En el caso de Museu del Tèxtil, queremos conseguir que se convierta en un referente en la Comunitat Valenciana. Después de la parte compleja de la ejecución de las obras viene el momento de hacer que los continentes estén llenos de contenido.