Vallada ampliará el albergue de Les Ermites para atraer visitantes

Instalará dos casetas de madera para aumentar la capacidad y los servicios del espacio e impulsar el turismo

El albergue Les Ermites de Vallada, en una imagen de archivo.

El albergue Les Ermites de Vallada, en una imagen de archivo. / Agustí Perales Iborra

Vallada posee uno de los enclaves naturales con más posibilidades de la Costera, el paraje de Les Ermites, un espacio que en su entorno acoge con dos ermitas históricas, una zona recreativa en la que destaca una piscina natural exterior de agua salada junto al río la Saraella, el castillo y la Serra Grossa. El ayuntamiento cuenta en este espacio con el albergue municipal Les Ermites, que dispone de restaurante y otros servicios, además del alojamiento, que atraen cada año a numerosos visitantes a la zona. Ahora, el gobierno local que preside Mª José Tortosa va a ampliar la capacidad y la oferta del albergue con la instalación de dos casetas de madera, para impulsar el turismo de interior y captar más visitantes, lo que permitirá también aumentar los beneficios de la explotación de este espacio y su entorno.

El ayuntamiento ha licitado la adquisición de dos casetas de madera y su montaje por un presupuesto de 30.000 euros, que sufragará con una ayuda del mismo importe recibida de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica. La memoria del suministro de estas dos casetas expone que serán de 36 metros cuadrados y que permitirán a los visitantes “pasar unos días en contacto directo con la naturaleza y disfrutar de una gama de actividades por la Serra Grossa”. La memoria, redactada por el técnico Mario Calabuig, justifica la colocación de las dos casetas en las instalaciones del albergue señalando que “es muy adecuada para el municipio, al ser un pueblo de interior donde se puede practicar un turismo rural, puesto que cuenta con recursos paisajísticos de extraordinaria belleza, más que suficientes para atraer el turismo de interior, cada vez más en demanda en nuestra sociedad, incrementando así los ingresos en los establecimientos del municipio”.

El albergue se encuentra junto a dos ermitas, la Ermita del Cristo, del siglo XIX, y la Ermita de San Sebastián, de 1746. Además, se encuentra en un entorno natural que cuenta con una red de senderos que llegan a los lugares más característicos del pueblo como el castillo, el Penyó y el túnel de los Sumidors, una cavidad en yeso en la que se puede practicar espeleología. En las inmediaciones también se encuentra la zona de escalada del paraje de les Ermites y a escasos 500 metros del albergue está la piscina de agua salada natural.

Vallada, consciente del potencial de este paraje, lleva años mejorándolo con actuaciones que se remontan a 1996, cuando se llevaron a cabo las obras en las zonas de recreo y acampada, construyéndose entonces un refugio y paelleros. En 2003 se proyectó la dotación de infraestructuras para hacer la zona aún más atractiva al turismo de interior, y se instaló alumbrado, se reformó la piscina de agua salada, dotándola de un sistema de depuración y construyendo baños, mientras que en 2004 se construyó un paseo. Todo ello, han hecho de la zona de Les Ermites de Vallada un recurso turístico importante, que ahora se quiere potenciar ampliando el aforo del albergue, ofertar nuevos productos y tipos de alojamiento para aumentar los turistas. Explotar de forma adecuada el entorno y sacar beneficio económico del albergue para dar a conocer Vallada, incrementando el turismo verde, el cultural, de aventura y deportivo. Les Ermites como principal reclamo turístico de Vallada.

Suscríbete para seguir leyendo