"Llamaron al timbre tres veces y mi hija no hizo caso. Salió de la habitación y se topó con las ladronas"

En la última semana se han denunciado varios incidentes similares: una pareja de mujeres avisa varias veces antes de entrar en un piso

Imagen de hoy de la calle Escultor Esteve de Xàtiva. El piso en el que tuvo lugar el robo se encuentra en esta arteria urbana.

Imagen de hoy de la calle Escultor Esteve de Xàtiva. El piso en el que tuvo lugar el robo se encuentra en esta arteria urbana. / Perales Iborra

Ocurrió el pasado sábado, a las 11.30 de la mañana. Una pareja de mujeres entró en un piso emplazado en un bloque de la calle Escultor Esteve de Xàtiva tras llamar al timbre tres veces. Todo apunta a que creían que en la vivienda no había nadie. Sin embargo, una joven de 21 años estaba descansando en su habitación y no hizo caso de los avisos realizados tras confirmar por la mirilla que no conocía a las personas que había en el rellano. Al oír ruidos en el piso, salió de su habitación y se topó con las ladronas: "Primero llamaron al timbre, lo hicieron dos veces. Mi hija miró por la mirilla y vio que no las conocía. Volvió a su habitación. Llamaron una tercera vez y se ve que creían que no había nadie en la vivienda y entraron. La llave no estaba rodada. Al oír ruidos, salió y empezó a chillar. Tras toparse con mi hija se fueron enseguida", relata la madre de la chica que sufrió el susto.

Los hechos ya han sido denunciados ante la Policía Nacional. "No tuvieron tiempo de robar nada. Se las encontró porque se le ocurrió levantarse de repente al escuchar algo raro. Parece ser que no es el único caso registrado estos días. Mi hija enseguida rodó la llave y se asomó al balcón. Las vio salir tan tranquilas con una bolsa de playa, como si se fueran a una piscina", relata la mismo testigo.

Las fuentes consultadas por este diario confirman que durante la última semana se han producido episodios similares en la capital de la Costera. Al parecer, las protagonistas son parejas de mujeres que pertenecen a grupos organizados y cambian de ciudad cada pocos días: "Roban en domicilios después de llamar varias veces y confirmar que no hay nadie. Utilizan técnicas como el resbalón para acceder a las viviendas y se hacen con el mayor botín. No quieren toparse con nadie, por lo que si ven a alguien en la casa se van corriendo", exponen.

"Es un modus operandi que se repite. Queremos avisar a la gente y que sepan lo que ocurre. Es aconsejable contestar si llaman a la puerta y cerrar con llave si estás dentro de casa. Son situaciones que suelen pasar de forma periódica", apostillaron las mismas fuentes.