Junto a ellos, la selección muestra las nueve cartas de amor que se conservan de la correspondencia amorosa que mantuvo con el poeta y humanista Pietro Bembo y que dejan ver el lado más íntimo de un personaje perseguido por la leyenda negra que ha envuelto tanto su biografía como la del resto de esta familia de ascendencia valenciana.

Los cabellos rubios de Lucrecia, una de las integrantes más famosas de la saga Borgia, se exhiben en una custodia de piedras preciosas cedida por la la Biblioteca Ambrosiana de Milán. La exposición en Valencia supone la tercera posibilidad de ver esta reliquia fuera de la ciudad italiana, ya que anteriormente sólo había salido para otras dos exposiciones en Frankfurt y Munich, según destacó el gerente del OCCC, Emili Payà, durante la presentación de la muestra.

Por este motivo, el traslado de la pieza hasta la capital valenciana se ha llevado a cabo con "extremo cuidado", hasta el punto de que los cabellos de Lucrecia "han viajado en primera clase", ya que no se pueden facturar como equipaje y volaron en avión hasta Valencia ocupando un asiento propio, relató el responsable del centro cultural. En el OOOC se ha habilitado un espacio específico para exhibir los mechones con el fin de asegurar que las condiciones de iluminación, humedad y temperatura son las adecuadas.

La leyenda que acompaña a Lucrecia Borgia envuelve también estos restos de cabello, ya que se dice que el escritor romántico Lord Byron --quien se sentía identificado con ella por sus pasado escandaloso acusado de incesto y sus relaciones amorosas casi literarias-- robó uno de los mechones. Otra de las anécdotas es que el poeta Grabriel D'Annuzio se arrodillaba cada vez que pasaba ante ella, como si fuera digna de veneración.

Payà explicó que la "fascinación" que ejerce la figura de Lucrecia por su belleza y gran poder y apuntó que la admiración por ella se extremó en el Romanticismo, "que alimentó el mito de la mujer apasionada y a la vez peligrosa".

En cuanto a las acusaciones de asesinatos, envenenamientos e incestos que se identifican con el nombre de Lucrecia Borgia, Payà declaró que "fueron producto del momento político y las luchas internas que sufrió Italia". En ese sentido, recordó que la pretensión de la familia Borgia fue crear unos Estados Vaticanos fuertes "con la idea de una unificación italiana 'avant la lettre' pero bajo el papado".

Por lo que respecta a las nueve cartas de amor clandestino entre Lucrecia Borgia --casada entonces con Alfonso de Este, duque de Ferrara-- y el veneciano Pietro Bembo, Payà apuntó que están datadas a partir de 1503 y se encuentran encuadernadas en pergamino.

Algunas de ellas son autógrafas, ya que están firmadas como 'Lucrecia Estense de Borgia' o simplemente 'Lucrecia Borgia' mientras que en las posteriores aparece como 'Vuestra duquesa de Ferrara'. Pero las que más llaman la atención son dos misivas en la que Lucrecia ya no estampa su nombre sino que utiliza el símbolo 'ff', un signo discutido que hasta el momento no han podido descifrar los investigadores. La exposición, que se podrá contemplar hasta el 2 de diciembre, forma parte de los actos paralelos del II Simposio Internacional sobre los Borja, que se celebrará entre los próximos días 21 al 23 de noviembre en Valencia y Gandia y que se centrará en el quinto centenario de la muerte de César Borja.

Dentro de la programación de este encuentro destaca la presentación de la digitalización de los Archivos Secretos del Vaticano que se ha realizado gracias al acuerdo al que llegaron en 2002 el Institut d'Estudis Borgians y la Santa Sede para consultar por primera vez toda la documentación generada durante los papados de Calixto III y Alejandro VI.

NUEVOS DATOS.

Así, durante cinco años se ha copiado y digitalizado centenares de miles de documentos, el 90 por ciento de la cual es inédita, por lo que se espera que los investigadores puedan descubrir nuevos datos que aclaren los entresijos de la Corte de los papas valencianos. La digitalización de los documentos --que se conservarán en el archivo del OCCC-- ha sido patrocinada por la Fundación Wintenthur, que preside Jaime de Marichalar, y que está previsto que acuda a la presentación el próximo 21 de noviembre, según los responsables del acto.

A lo largo del simposio, se abordarán también cuestiones como la historia y la cultura escritas de los Borgia o su influencia en la literatura. Igualmente, se ha programado la presentación por parte de estudiosos de Siena (Italia) de información desconocida hasta la fecha, avanzó Emili Payà.