19 de junio de 2010
19.06.2010

La vida a ciegas

19.06.2010 | 02:00

Matías Vallés

El abuelo de Saramago se abrazó a sus árboles antes de morir, despidiéndose individualmente de ellos. Su nieto habrá estrujado cada uno de sus libros antes de la partida, orgulloso de haber sido uno de los últimos escritores famosos o celebridades alfabetizadas que se permite el planeta. Suscitó además el reconocimiento global en el último tercio de su existencia, sin el pretexto de la juventud ni la coraza de la madurez. Correspondió a sus seguidores entregándose a la vida a ciegas. Nada humano le era ajeno, aunque se atribuía otra dimensión.
No todos los escritores merecen un ego. Saramago ha muerto sin Dios, no lo había a su altura. Soy un pésimo lector de sus novelas adoctrinadoras, pero un fanático de sus diarios encuadernados en Lanzarote, de sus pronunciamientos públicos. No leo para estar de acuerdo, y el escritor portugués enemistado con Portugal era un maestro de la discordia. El mundo está tan dislocado que un dardo lanzado en cualquier dirección alcanzará una diana merecedora del puyazo. En la prosa sin complejos del escritor cotidiano late el anhelo de Nobel, la obsesión por la proyección de su figura, la cortesía como cortedad de miras, las ganas de pelea como combustible, el espíritu de contradicción a diestro y a siniestro.
Una persona difícil, desconcertada al entrevistarse con Aminatu Haidar y comprender la dificultad creciente de deslindar las causas nobles. Nació a un mundo binario, pero su libro por internet demuestra que entendió el blog a la perfección. Muere cuando sus disidentes estábamos a punto de hallarle la asíntota. Un intelectual menos, irreemplazable porque ya no se usan. Aprovechó el altavoz de los grandes hombres cuando les suceden cosas menudas. Su condición tardía remuerde a quienes piensan que se les pasó la hora. Siempre hay tiempo para empezar otra vida. Saramago nunca la vivió como si fuera a acabarla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine