?

El 29 de septiembre de 1972, un reducido grupo de aficionados a la astronomía, reunidos en el numero 18 de la calle Moratín de Valencia, fundaron la Asociación Valenciana de Astronomía (AVA). Han pasado cuarenta años y sólo Álvaro López García pudo rememorar aquella asamblea fundacional para todos los asistentes a la celebración del 40º aniversario en el Club Diario Levante. Doctor en Físicas y responsable del Observatorio astronómico de la Universitat de València entre los años 1967 y 200o, Álvaro López es presidente de honor de AVA desde 1999.

"Un año de celebraciones, explicó el actual presidente de la asociación, Jordi Comelles, que culmina este mes de septiembre con numerosas actividades realizadas como exposiciones, conferencias, observaciones en el Centro Astronómico del Alto Turia y diversas publicaciones". Comelles fue el encargado de presentar a sus predecesores en el cargo y recordó que ambas entidades -AVA y Club- han mantenido hasta la fecha unas relaciones muy cordiales. No en balde el 20º y el 30º aniversario de la Asociación Valenciana de Astronomía también se celebraron en el foro del diario Levante-EMV.

Luis Rivas, quien ingresó en AVA a la temprana edad de 15 años y ocupó cargos directivos entre 1977 y 1987, consiguió con sólo 18 años de edad el récord mundial de observación de estrellas variables en una sola noche: nada menos que 1.376 estrellas. Considerado cronista oficial de AVA, Rivas contextualizó los primeros años de existencia de la asociación "en una sociedad marcada por los convulsos últimos años de la dictadura".

Después de cuarenta años a la luz de las estrellas, AVA ha vivido momentos únicos de la historia de la astronomía. El mismo Rivas reconoció su obsesión por el cometa Kohoutek, que en 1973 aún era visible a simple vista en cualquier amanecer del mes de diciembre y "aunque en los años setenta Valencia era un núcleo de población creciente, sus niveles de contaminación lumínica aún permitían perfectamente realizar observaciones de cielo profundo desde la ciudad, e incluso divisar la Vía Láctea desde los barrios menos céntricos".

Para Juan Fabregat, presidente de AVA entre 1982 y 1987, "en los años setenta encontré un ambiente fascinante en la Asociación y, en general, un gran interés social por la ciencia. La conquista del espacio, la llegada a la Luna y su exploración por las misiones Apollo y los continuos hallazgos generó amplios movimientos de aficionados a la ciencia y a ser partícipes mediante la observación de todo ese mundo desconocido". Director del departamento de Astronomía y Astrofísica entre 1996 y 1999 y director del Observatorio de la Universitat de València entre 2008 y 2010 declaró que su experiencia en aquellos años "no sólo fue científica, sino personal y determinante para que me dedicara profesionalmente a la astronomía".