Las obras sociales y culturales de las antiguas cajas de ahorro fueron el tema estrella en el pleno de ayer del Consell Valencià de Cultura (CVC). La comisión de Promoción Cultural del organismo presentó un documento que subraya la preocupación por "los nefastos efectos" en proyectos culturales y sociales de la reducción (o desaparición) del apoyo de las cajas. El texto se aprobó por unanimidad, pero como la realidad está yendo más rápido que el debate, los miembros del CVC acordaron realizar un estudio más profundo sobre esta cuestión, con el objetivo explícito de aclarar qué pasa con el patrimonio artístico y arquitectónico de estas entidades financieras.

El caso de Bankia (resultado de la fusión de Bancaja con Caja Madrid) es el más cercano y llamativo. Y la pregunta, por más que evidente, continúa en el aire: ¿de quién es el patrimonio de la obra cultural de la caja tras la nacionalización del banco? Ayer se planteó en el seno del CVC, al igual que también salió el interrogante sobre la postura de la Generalitat al respecto, informaron fuentes del organismo.

El Consell de Cultura convocará durante el mes de octubre a responsables de las fundaciones de las cajas valencianas con el objetivo de preparar un informe más amplio al aprobado ayer. El trabajo ha sido marcado como "prioritario" y se pretende que pueda salir adelante este mismo año.

El escrito tramitado ayer urge a la Generalitat a recabar de los bancos y las nuevas entidades de ahorrro una labor de mecenazgo que supla los recortes en las obras sociales e insiste en la necesidad de una normativa que facilite los patrocinios.

En este sentido, y aunque no figuraba en el orden del día, el pleno acordó por unanimidad enviar una queja formal al Ministerio de de Educación y Cultura y a las autoridades autonómicas sobre la paralización del proyecto de ley de Mecenazgo. Hace unas semanas, cuando ya existía un texto preparado, el secretario de Estado de Cultura informó de que la iniciativa quedaba aparcada porque podía reducir los ingresos de las empresas a Hacienda.

El pleno del CVC, desarrollado en Torrent, no abordó la situación económica del ente y su futuro.