?

"Estamos ante una estafa política, democrática, social e institucional", afirmó el secretario general de CCOO PV, Paco Molina Balaguer, al inicio de una conferencia pronunciada el pasado martes en el Club Diario Levante. "Es una estafa política, porque cualquier mayoría parlamentaria, obtenida en las urnas, no puede comparecer con un programa político y hacer lo contrario de ese programa con el que se ha presentado a unas elecciones. Es una estafa democrática, porque todas y cada una de las medidas que se están adoptando sólo atienden a los intereses de un sistema y a los instrumentos que lo sostienen: entidades financieras y el capital, arrasando el estado de derecho y de bienestar".

"Es un estafa social -añadió Molina-, porque supone y significa la quiebra del contrato social que las generaciones pasadas y las actuales convinieron en vincularse a un estado social y de derecho en un marco contractual conforme es la sociedad europea. Y, finalmente, es una estafa institucional, porque, a costa de la crisis convertida en coartada, se están vulnerando y modificando de manera unilateral nuestras instituciones, aquellas que acordamos en un contexto de consenso de un modelo de estado."

Bajo el título De la crisis a la estafa. Pulso entre democracia y tecnocracia, Paco Molina aseguró que "todas estas decisiones están siendo tomadas por una oligarquía política y económica. Una oligarquía integrada por muy pocas personas y que en régimen de oligopolios en los que no hay competencia y que actúan sobre bie?nes estratégicos, como son la electricidad, el gas, el petróleo, telecomunicaciones, etc., es la que está llevando adelante de manera ideológica toda la toma de medidas y recortes que están sufriendo la gran mayoría de ciudadanos".

El responsable de CCOO PV señaló que las cifras son muy negativas y todo parece indicar que van a peor. "Nos encontramos en el horizonte de los 6 millones de parados -700.000, en la Comunitat Valenciana- y la contracción económica se sitúa a final de año en el 1,6. Y hay una cosa que está clara, apuntó, y es que ningún experto responsabiliza ya a las rentas salariales del descontrol de la inflación".

"Rescate ¿para qué y para quién?"

"Rescate, sí; rescate, no. Pero rescatados ya estamos -recalcó Molina-. Hemos aportado nuestros ingresos, aunque por otra vía de redistribución en el ámbito europeo, pero ya está firmado el compromiso de rescatar a nuestras entidades financieras. ¿A quién va a beneficiar el esfuerzo del rescate: a la cohesión, a la protección y al estímulo de la economía productiva o, por el contrario, se van a hacer arreglos para salvar algo que atendiendo a la experiencia reciente de otros países han echado a la basura?", se cuestionaba el dirigente sindical.

"Otra cuestión que genera desconfianza e incerteza y que hace que no seamos creíbles ante nuestros socios -explicó Molina- es la situación de descontrol del déficit público. La desconfianza no la generan las leyes laborales y las normas de carácter civil y ciudadano, ni la protección para las personas. En apenas medio año se ha modificado el déficit público en cuatro ocasiones, pasando del 6% al 8,7%. No somos creíbles". Por otra parte, cinco reformas del sistema financiero no han conseguido que vuelva a fluir el crédito para empresas y familias, "que es el principal motivo que ha puesto en la calle a miles y miles de trabajadores en nuestro país", remarcó el secretario general de CCOO PV.