Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Galindo

"Directivo americano o ama de casa argentina, todos queremos ser felices"

«Soy un amante del optimismo inteligente: valorar, agradecer y disfrutar de lo que sí va bien en tu vida», defiende el escritor

"Directivo americano o ama de casa argentina, todos queremos ser felices" quique curbelo

¿Cómo se adentró usted en el campo de la motivación empresarial?

Llevo 15 años . Los primeros me dediqué más al liderazgo y la motivación de equipo. Hace8 ó 10 años conocí el tema de la inteligencia emocional y me di cuenta de que los mejores líderes eran personas con sensibilidad para las relaciones humanas. En 2006- 2007 llegó el concepto de optimismo inteligente, psicología positiva, donde profundicé. Son corrientes de primer nivel científico.

¿Qué formación es necesaria para ejercer como «coach»? ¿Es necesario que sean psicólogos?

No. El coaching tiene muchos niveles. Hay gente que hace un programa de fin de semana y se le da un certificado y hay gente que después de hacer psicología hace un máster de dos años. Y como todo, cuando se pone de moda, hay mucho intrusismo. No nos pongamos en manos de alguien que no está preparado, porque nos puede hacer más daño que ayudar.

¿A qué se debe esa proliferación?

Porque hay hambre en la sociedad de encontrar respuestas a las preguntas de toda la vida: ¿soy feliz, qué quiero, estoy en el camino adecuado?

Con esta coyuntura económica ¿cuál es el primer paso para combatir el desánimo colectivo?

Es imposible ilusionarse cuando estás en el paro. Yo digo lo contrario: es cuando más falta hace que salga esa mejor versión de ti mismo. Cuando nos va bien en la vida es muy fácil estar de buen humor. Hay que poner mucho corazón, alegría, coraje.

Uno de los lemas que vertebra su libro es «ilusionarse por ser la persona que puedes llegar a ser». ¿A qué se refiere?

A que saques tu esencia y seas la mejor versión de ti mismo. Veo a algunos colegas que te transmiten un mensaje donde parece que tienes que ser superman o superwoman. Es frustrante. O algunos libros de autoayuda: «puedes ganar un millón de dólares o ser feliz si te lees este libro». Es ridículo. Me encanta el ser humano y quiero que mi mensaje sea coherente y positivo pero desde el realismo. Soy un amante del optimismo inteligente, la capacidad de observar la realidad con objetividad, pero no perdiendo un minuto en quejarte de lo que no va bien, sino trabajando para intentar arreglarlo y valorar, agradecer y disfrutar de lo que sí va bien en tu vida.

El «filtro mental» de fijarse sólo en lo negativo.

Sí, totalmente. Obviamos lo positivo. Es muy típico de Occidente, donde no valoramos la salud, la pareja, el trabajo, tener agua caliente, hasta que lo perdemos. La psicología positiva te dice: «sé consciente y valora y agradece todos los días, que te levantas y estás vivo. Tenemos todo». Es la gran asignatura pendiente.

Compartir el artículo

stats