Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ópera

Plácido es Boccanegra

El cantante Plácido Domingo reestrena mañana la producción verdiana como barítono

El tenor, caracterizado como el corsario de Verdi, en el ensayo general.

El tenor, caracterizado como el corsario de Verdi, en el ensayo general. tato baeza

Vuelve Plácido Domingo. En un rol de barítono, con una producción propia del Palau de les Arts estrenada en 2007 y metido en el personaje verdiano del corsario Simon Boccanegra, papel que ya asumió hace unos meses en Viena junto al mismo director musical, Evelino Pidó, y que mañana levanta el telón del coliseo valenciano. De la ópera de Verdi y libreto de Piave/Montanelli/ Boito se ofrecerán cuatro representaciones.

Con Lluís Pasqual en la dirección escénica y Jordi Bernácer en la batuta en la última función, este Simón Boccanegra es de gran iluminación, rico vestuario y donde se potencia la personalidad dramática y el papel protagonista de Plácido Domingo, quien ya advertía hace unas semanas de su deseo de potenciar las dos caras de este marino que, por un lado, combate a los piratas y por otro aspira a conseguir de su padre la mano que le niegan de su amada y espera obtener gracias a su valor.

Pero es el mar el verdadero protagonista escénico de esta producción que en su día estrenó en Les Arts Lorin Maazel junto a Bernàcer.

Íntima y oscura, el propio director valenciano Jordi Bernàcer admitía ayer que el trabajo musical está al servicio de la dramaturgia y dirigido a que funcione sobre las características vocales de Plácido Domingo, un tenor que en este caso asume el timbre de barítono.

«Hay un gran respeto por la partitura, pero sobre todo la música capta el espíritu del mar que en Simon Boccanegra es un personaje más de la obra», afirmaba Bernàcer.

A sus 73 años, Plácido Domingo asume un nuevo reto personal y profesional porque el personaje de Simon Boccanegra llega cargado de una inmensa vitalidad, algo que el propio cantante reconocía como uno de los hándicaps de este espectáculo de gran movilidad escénica y muy coral en muchos momentos. Durante su estancia en Valencia, además, Plácido Domingo recibirá el Doctorado Honoris Causa que le ha concendido la escuela de música Berklee Valencia.

«En Simón Bocanegra está todo Verdi. La música es extraordinaria, con una enorme profundidad de sentimientos, hecha de silencios y de grandes densidades», señala por su parte el director de escena Lluís Pasqual.

Por ello, la escenografía es una apuesta por la sencillez y la austeridad. Proyecciones y un suelo de espejo sumerge al espectador en la inmensidad del mar que surca el barco de Boccanegra.

Junto a Plácido estarán la soprano Guanqun Yu y el tenor Ivan Magri, además de los bajos Vitali Kovaliov y Serguei Artamonov, el barítono Gevog Hakobyan y los cantantes del Centre de Perfeccionamiento Chiara Osella y Valentino Buzza.

Compartir el artículo

stats