Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Películas

Cine negro inédito en la Valencia del franquismo

La película «El muchacho que robó un millón», que nunca ha visto la luz en España, recorre distintos puntos de la ciudad La cinta evidencia la delincuencia en el país

Cine negro inédito en la Valencia del franquismo

Cine negro inédito en la Valencia del franquismo

Son muchas las ciudades que a lo largo de su historia han sido escenarios de películas. Urbes como Nueva York, Roma o París forman ya parte del imaginario colectivo como inmensos sets de rodaje que nos recuerdan a diferentes escenas de la historia del cine. Sin embargo, en España pocas ciudades han sido utilizadas como decorado natural de producciones cinematográficas internacionales. Es el caso, entre muchas otras, de la ciudad de Valencia, que en raras ocasiones hemos podido reconocer en los fotogramas de algún filme extranjero.

Dentro de esas rarezas, existe una verdadera joya: The boy who stole a million (El muchacho que robó un millón). Una película rodada por el director británico Charles Chrichton en los primeros meses de 1960 que es una postal viva de la Valencia de hace más de medio siglo y que jamás ha visto la luz en España ni, por tanto, en Valencia, la ciudad que sirvió de escenario para esta historia tan poco conocida. Existe únicamente una edición en DVD sólo en inglés editada en 2010.

La película, basada en un guión de Niels West-Larsen, narra la historia de un muchacho llamado Paco que se entera de que su padre necesita 10.000 pesetas para pagar la reparación de su taxi. Paco decide «tomar prestado» un millón de pesetas del banco, donde trabaja de botones después de la escuela. Pronto se da cuenta de que ha cogido más de lo que esperaba y empieza a ser perseguido por la policía y por todos los delincuentes de los bajos fondos de la ciudad, ansiosos de apoderarse del dinero.

Esta línea argumental sirve para mostrar, durante su huida, los barrios más elegantes de Valencia y también las zonas más marginales, todo ello en medio de la fiesta de las fallas. Un argumento sencillo que inmortaliza una Valencia casi virgen, cuando apenas habían comenzado las grandes transformaciones urbanas que siguieron a la riada de octubre de 1957, como el desarrollismo salvaje de los 60. Son múltiples los rincones que aparecen: el río Turia, los Viveros, edificio del xavo (hoy sede de la Tesorería General de la Seguridad Social), la plaza del Ayuntamiento, la farmacia San Jaime 49 en la plaza del Tossal, la calle de la Paz, Santa Catalina, las Torres de Serranos, la plaça dels Furs, las torres de Quart, La Lonja, varios de los viejos puentes sobre el río, el tranvía hacia la playa de la Malvarrosa, les coves de Benimàmet, el Hotel Astoria en la plaza Rodrigo Botet, la plaza del poeta Llorente o el espigón del puerto. Un recorrido más que completo por los puntos más emblemáticos de la ciudad.

El reparto contó con un elenco de actores internacionales: Virgilio Texera, galán del cine portugués en las décadas de los 40 y 50; Marianne Benet, actriz británica que se trasladó vivir a Barcelona hacia 1957; y Maurice Reyna, actor venezolano y protagonista del filme con tan solo 11 años, que actualmente tiene 65 años y recuerda vivamente su experiencia durante el rodaje.

La miseria del país

The boy who stole a million ha permanecido hasta hoy inédita en España y, por tanto, en la ciudad donde se rodó. Se ha estrenado en otros países como Estados Unidos, Suecia o Alemania y hace tan solo dos años en el Festival del Mar del Plata de Buenos Aires. ¿Por qué no fue nunca estrenada en nuestra ciudad? La incógnita queda en el aire, aunque quizás, evidencia en la gran pantalla del lado oscuro de la miseria y delincuencia de la sociedad española del momento, el ambiente de las comisarías o la incompetente actuación de la Policía en la persecución de la delincuencia que refleja el filme fueron motivos para que la cinta no pasase el filtro de la censura de la época. Nunca lo sabremos. Lo que sí sabemos es que la película sigue viva y es, sin duda, un testimonio gráfico de nuestro entorno que debería salir a la luz con su proyección en alguna de nuestras salas y su edición subtitulada en DVD.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats