Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Consell Valencià de Cultura

Bronca en el CVC entre "estupideces soberanas"

La entidad se alinea con la estrategia de Fabra de cargar contra la «discriminación» financiera de Madrid

Bronca en el CVC entre "estupideces soberanas"

Bronca en el CVC entre "estupideces soberanas"

Martín Quirós es el protagonista de los últimos plenos del Consell Valencià de Cultura (CVC). En el del mes pasado se encendió con Vicente González Móstoles por una declaración sobre la Primera Guerra Mundial; en el de ayer fue un informe que alerta sobre el «cambio socio-cultural» en España al reducirse las posibilidades de acceso a la sanidad por los recortes. Las formas del exdiputado del PP levantan ampollas incluso en sus compañeros de bancada virtual. Fue otro consejero propuesto por el PP, el escultor Ramón de Soto, vicepresidente de la institución, quien alzó ayer la voz contra el médico tras las voces de este contra el propio artista y Ana Noguera, valedores del informe en cuestión.

«Por mucho que grite e insulte, Martín Quirós no es nadie para invitar a alguien [había ofrecido llevar al secretario autonómico de Sanidad, Luis Ibáñez]», dijo. Añadió que había intentado callar «ante estupideces soberanas», pero «no es digno del CVC que insulte y descalifique a compañeros».

Lo dijo porque Quirós dejó caer que «ya había cogido» que Noguera cosechaba citas de internet, pero no incluía «datos objetivos que acusen el déficit sanitario en la C. Valenciana», a lo que añadió que la poesía Noguera es escritora debía quedarse al margen en «situaciones de emergencia nacional», que la declaración era elitista por pensar solo en la cultura («que vengan con declaraciones sectoriales tras 40 años de democracia es un comportamiento fascista») y que «parecía redactada por Bibiana Aído» sonó sexista por hablar del «empoderamiento de las mujeres», concepto que dijo desconocer.

«Ya está bien», lanzó Noguera al presidente, Santiago Grisolía, pero el científico optó por no quitar la palabra al médico y sólo gritó «silencio» cuando los comentarios hacían imposible la escucha.

El informe, explicó De Soto «por desgracia, muy en contacto con la sanidad pública», surge por una doble muerte en dos horas en Tavernes de la Valldigna tras llegar tarde la ambulancia.

Y el origen de la disputa está en el hecho de que lo haya redactado la comisión de las Artes, que preside De Soto, lo que según Quirós, presidente de la de Ciencias, es una «intromisión».

Finalmente, el texto, que recuerda que en España se han recortado las inversiones en Sanidad y denuncia que algunas medidas tomadas en crisis «contribuyen a desarrollar una cultura del miedo», se aprobó con el voto en contra de Quirós, mientras que José María Lozano y Luis Prades no votaron.

Donde no hubo discrepancia alguna fue en el contenido del ruego de Francisco Pérez Puche a Grisolía para que redacte escritos formales contra el secretario de Estado de Hacienda, Antonio Beteta, por pedir más recortes a la C. Valenciana, y urja al mismo tiempo al Gobierno de Mariano Rajoy a buscar «de inmediato» fórmulas contra la infrafinanciación valenciana y la «discriminación» económica del Palau de les Arts y el IVAM, entre otras instituciones. La reivindicativa postura, que Grisolía colocó en la apertura del pleno, coincide con la estrategia actual del Ejecutivo de Alberto Fabra con respecto a Madrid.

Compartir el artículo

stats