Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Romanillos

"Construir una guitarra no es artesanía, es una obra de arte"

«Han reconocido el flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, pero sin la guitarra el flamenco no habría existido»

Mañana se va a convertir en el primer constructor de guitarras investido doctor honoris causa, en concreto por la Universidad de Alicante. ¿Qué siente?

Estoy muy emocionado porque es un honor que lo recibe un violero, el constructor de instrumentos de cuerda. Por eso quiero compartirlo con mis colegas porque, a pesar de que yo soy el honrado, ha habido cinco siglos de violeros y merecen un reconocimiento que no les ha llegado. Yo llevo casi medio siglo dando patadas por todo el mundo extendiendo la importancia de la guitarra española y enseñando a muchos alumnos cómo construirla con el sonido español, porque son instrumentos de nuestra cultura que tienen que merecer el respeto de las instituciones.

¿Se ha sentido solo?

Pues sí, me he encontrado bastante solo. La música de guitarra está muy establecida, pero es algo que no ha ocurrido hasta hace unos años. Yo empecé mi lucha antes de eso y algo ha calado porque tengo antiguos alumnos por todo el mundo. De hecho acabo de publicar un libro sobre la construcción de la guitarra española en inglés que está siendo muy bien recibido, lo han pedido de Corea del Sur, China, Bosnia...

¿Por qué aquí hemos sido tan reticentes a la hora de valorar este instrumento?

Pues porque la vihuela de mano fue el instrumento de la corte hasta principios del XVII. Luego apareció la guitarra y se le despegó del toque aristocrático, se quedó como un instrumento del pueblo llano aunque no era así. Los historiadores han tratado a la guitarra española sin darle el mismo respeto que a la vihuela. Últimamente han reconocido el flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y yo creo que sin la guitarra española el flamenco no hubiera existido... yo como soy un poco receloso me enfadé porque la guitarra tenía que haber sido parte de esto.

Dicen que usted consiguió el sonido español de la guitarra. ¿A qué se refieren?

El toque está en la construcción y eso lo hizo Antonio de Torres antes que yo. Construir una guitarra no es un trabajo de artesanía es una obra de arte. También he tenido suerte, el destino me ha ayudado al ponerme cerca unas circunstancias que he aprovechado. Pero ha sido una lucha y no me he vendido por nada. Siempre que he hecho una guitarra he querido hacer una obra maestra.

Además se distingue su labor como investigador. ¿Cuál ha sido más dura?

No ha habido dureza en mi trabajo. Yo me metía en el taller y no existía nada más. He tratado de hacerlo lo mejor posible. En cuanto a la investigación, me encontré que sobre la guitarra española y la vihuela pues no había nada, y sobre la construcción tampoco. Eso me ha permitido escribir cuatro libros que han requerido mucho trabajo, incluido un diccionario biográfico de guitarreros. Hemos hecho muchos kilómetros...

Compartir el artículo

stats