Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Cortés impone su autonomía y levantará la sala Miquel Navarro hasta otra negociación

Un manifesto de los directores españoles de museos frena el intento del Consejo Rector del IVAM de desautorizar a su titular - Cultura y el órgano del instituto intenta encontrar un acuerdo entre ambas partes a medio plazo y no en fase de alta tensión

Cortés impone su autonomía y levantará la sala Miquel Navarro hasta otra negociación

Cortés impone su autonomía y levantará la sala Miquel Navarro hasta otra negociación

La sala permanente dedicada a Miquel Navarro en la galería 1 del IVAM mantendrá el nombre del creador, pero la colección del artista será desmontada. Al menos así estará durante los próximos meses, el tiempo que albergue la exposición En transito, una colectiva que pretende simbolizar el nuevo periodo que abre el museo con el cambio de titular y que contendrá obra del artista valenciano.

A partir de ahí todo queda, de momento, en una nebulosa. Porque está sujeto a una nueva negociación entre el artista y el director del IVAM, José Miguel G. Cortés, a quien el Consejo Rector del museo comisionaba ayer para negociar con el escultor.

Más de cuatro horas „hasta los chóferes oficiales confesaban creer que iba a ser más rápida„ duró la reunión del consejo del museo lo que constata que las negociaciones no llegaron tan cerradas como algunos creían después de diez tensos días de tiras y aflojas y en las que Miquel Navarro y Cortés no han mantenido ningún contacto. Sí lo hizo en varias ocasiones la consellera de Cultura, María José Català, con ambos. Català apaciguó los ánimos. Pero hasta ahí. Al menos arrancó un acuerdo de negociación en el futuro y reconoció la autonomía del director, como hizo en el consejo que decidió no aprobar exposiciones pendientes.

Estaba claro que el director del museo, apelando a su autonomía, no iba a dar su brazo a torcer y en caso de hacerlo sólo le quedaba una salida: la dimisión, algo que habría abierto un nuevo frente pero de mayor calado y trascendencia nacional.

Y así fue, porque el acuerdo le da la razón en ciertos aspectos. Aunque eso sí, abre la puerta a futuras negociaciones para acordar los «términos de exposición« de la obra de Miquel Navarro tal y como figuraba en el acuerdo adoptado en su día por el propio museo. Caras largas, pocas palabras, ninguna gana de efectuar declaraciones „sólo se leyeron los tres puntos del acuerdo alcanzado y de apenas ocho líneas y, además, por parte del secretario del Consejo Rector„ y una escapada casi a la carrera de la consellera de Cultura en un museo que había cerrado ya sus puertas. Una tarde, además, de poco tránsito de visitantes.

Aunque poco trascendió de la reunión el más tranquilo era Cortés que sí atendió a los medios para afirmar que entre mayo y junio negociará con el artista «vistas las condiciones».

Seguramente una de las claves de este intento de apaciguar las aguas llegó de la mano de la Asociación de Directores de Arte Contemporáneo de España, que emitió una carta abierta al Consejo Rector del museo sin desperdicio y advirtiendo de lo que podrían avecinarse.

En ella manifestaban su preocupación «por la intromisión» del Consejo Rector a participar en decisiones de programación tomadas por su director, censurar su elección de no celebrar exposiciones «en fase de anteproyecto o sin compromiso firme» o «cambiar obras que se presentan de forma permanente».

«Un consejo debe servir para apoyar a su director, no para desautorizarle. Defendemos la autonomía del Director del IVAM para cualquier tipo de decisión artística para poder desarrollar su programa», subrayaba el escrito de los directores.

Además, en la carta recordaban que el consejo del museo está formado por personas que no son profesionales del mundo del arte o no están vinculados a él.

Antes de la reunión un grupo de treinta personas en representación de los artistas visuales valencianos y la Asociación de Críticos de Artes esperaban a los miembros del órgano a las puertas del edificio de la calle Guillem de Castro. No hubo protestas. Fue un acto simbólico de adhesión y apoyo a la dirección del instituto artístico.

Compartir el artículo

stats