Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Órgano de gestión

Cultura mantendrá el control político absoluto del Consejo Rector del IVAM

El nuevo reglamento descarta recuperar el equilibrio entre expertos en arte y cargos públicos

Cultura mantendrá el control político absoluto del Consejo Rector del IVAM

Cultura mantendrá el control político absoluto del Consejo Rector del IVAM

El Consejo Rector del IVAM, máximo órgano de gestión y decisión del museo, continuará siendo un ente de carácter político y controlado en su absoluta mayoría por la Generalitat, lo que vuelve a cerrar la posibilidad de una independencia de miras, como así se ha venido reclamado desde diversos sectores, o de pasar a convertirse en un instrumento integrado por expertos en el mundo del arte y la gestión museística.

La sensación de que con el concurso público para la designación del nuevo director el IVAM iniciaba una nueva etapa de pluralidad e independencia ha saltado por los aires. Cultura ha dejado pasar la oportunidad para efectuar una modificación o, al menos, darle cierto aperturismo con la aprobación del nuevo reglamento del museo aprobado el pasado viernes. Tampoco vuelve a dar entrada en él al propio Consell Valencià de Cultura (CVC), máximo órgano asesor de la Generalitat que fue suprimido del mismo en la última revisión del reglamento interno elaborado con motivo de la creación del holding CulturArts al que se intentó vincular al IVAM.

Así que, de los trece miembros con que contará el Consejo Rector diez serán cargos políticos en representación de las consellerías relacionadas con él, esto es, Economía, Hacienda y Cultura. Tres miembros serán de libre designación entre personas con responsabilidad en materia cultural de cualquier institución pública, por lo que parecen quedar de lado los dos independientes que hasta ahora figuraban en él con voz y voto pero sin peso real.

Hasta su primera reforma, el Consejo Rector contaba con un importante número de personas relacionadas y vinculadas al mundo del arte y los museos, quienes ejercían una labor de asesoramiento, pero también de supervisión y control. La idea de esta pluralidad tenía como fin atraer a representantes de otros museos e instituciones a fin de establecer sinergias de colaboración gracias a sus contactos personales.

El Consejo Rector, pese a su perfil político, tiene entre sus competencia incluso la aceptación de donaciones o legados .

El nuevo reglamento sí contempla el mantenimiento del Consejo Asesor cuyas funciones son únicamente consultivas en materia artística pero sin capacidad de decisión y cuyo nombramiento también corresponderá en gran parte al propio Consejo Rector.

El Consejo Asesor tendrá como máximo once miembros, de los que hasta un máximo de seis serán a propuesta del Consell de Cultura y otros tanto corresponderán a la persona titular de la conselleria con competencias en cultura.

Compartir el artículo

stats