Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Megan Maxwell: "Las modas pasan, los lectores se quedan"

A la sombra de Grey, Megan Maxwell (el nombre es seudónimo, el apellido se debe a su padre estadounidense) llegó al erotismo. Pero ya antes cultivaba la novela romántica. Ambos estilos se funden en 'Sígueme la corriente' (Esencia/Planeta).

Megan Maxwell.

Megan Maxwell. Fernando Bustamante

La novela «chick lit», romántica y no digamos erótica vive un momento dulce pero ¿no estallará como una burbuja?

Es como todo, tiene su boom. Ahora es la novela erótica, antes fueron los vampiros por Crepúsculo... Las modas pasan, pero se quedan los lectores.

Pero novela romántica ha existido siempre.

Ha existido siempre, sí, se ha reactivado con Cincuenta sombras de Grey. Yo soy escritora de novela romántica, pero siempre he incluido sexo. La editorial, a raíz del éxito de E.L. James, me propuso una novela erótica. .

¿Concibe el amor sin sexo?

Depende de cada cual. Es complicado...

Bárbara Cartland o Corín Tellado no serían tan ñoñas, lo que tendrían es que llevar a cabo todo un ejercicio de contención.

Va con los años, con las épocas. En determinadas épocas no podías escribir de forma expresa.

¿Las mujeres han 'salido del armario' de su sexualidad?

En Pídeme lo que quieras entré en el tema del intercambio de parejas, las fantasías sexuales, y gustó mucho. Ya nos tocaba.

¿Sus lectoras son todas mujeres?

También me lee mucho hombre en privado aunque no lo reconocen en público.

Arrastra todo un fenómeno fan en las redes sociales.

Las redes sociales me han ayudado una barbaridad a hacerme conocida.Estoy muy agradecida a mis 'guerreras' (sus seguidoras).

¿Por eso es tan prolífica?

Publico cuatro novelas al año. He acostumbrado a mis 'guerreras' a ese ritmo. Pero muchas las tenía escritas ya y las voy sacando del cajón. También es verdad que tengo facilidad y lo que escribo es literatura ligera, no son grandes tratados.

¿El lastre de la novela romántica es la etiqueta?

Bueno, antes era novelita rosa. En este género hubo escritoras muy exitosas en su época. Lo que tiene que cambiar son algunos culturetas que piensan que lo que escribimos no es literatura. Todos escribimos para que nos lean. Y no hay grupos de primera y grupos de segunda.

Pero la novela romántica también ha cambiado.

Claro, nosotras hemos ido cambiando las historias y la manera de ser de las protagonistas. Yo escribo de mujeres independientes, fuertes, luchadoras y con carácter.

Y que no tienen un físico de «top model».

Es que ninguna de nosotras somos perfectas. En cambio ellos procuro que tengan un cuerpazo... ¡Porque nos lo merecemos!

Compartir el artículo

stats