Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presentación

"Norma" llega en plena sucesión

La coproducción de Les Arts de la ópera de Bellini se estrena el domingo con Mariella Devia como diva y Gustavo Gimeno en la dirección musical - El músico figura en las quinielas para ser director musical

"Norma" llega en plena sucesión

"Norma" llega en plena sucesión

En pleno debate sobre la sucesión al frente de la dirección musical de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, una temporada ya sin batuta titular, el nuevo responsable del coliseo, Davide Livermore, echaba ayer en la presentación de Norma un guiño a Gustavo Gimeno, uno de los nombres que con más fuerza ha sonado para coger la batuta. «Espero que el Palau de les Arts sea tu casa de forma activa y artística», le dijo al músico valenciano, futuro director de la Orquesta de Luxemburgo y director musical de esta coproducción de Les Arts que se estrena el domingo.

Gimeno replicó en su turno. «Dejé Valencia hace veinte años „fue asistente de Abbado y Maris Jansons en la Concertgebouw„ y volver ahora y ver que se hace ópera a este nivel me hace sentir mayor responsablidad», comentó el músico en el que estarán puestas todas las miradas durante las siete funciones que dirigirá de la partitura de Bellini.

Todo un detalle ya que, como reconocen fuentes de su entorno, el músico tiene ganas y la compatibilidad con Luxemburgo es posible. Cultura lo ve con buenos ojos y el único obstáculo era la sintonía con Livermore. La sucesión está previsto se haga pública a finales de mes, justo cuando acaban las representaciones de Norma y en las quinielas también figuran dos nombres italianos, como adelantó Levante-EMV y el también director valenciano Ramón Tébar.

Pero por lo que se ve, el trabajo de ambos en la puesta en escena de Norma „el director artístico de Les Arts es también el director de escena del espectáculo„ ha generado sintonía.

Y es que si algo necesita esta nueva producción que llega de la mano del mismo equipo técnico que montó La força del destino es sintonía entre la escena y la orquesta. Por varios motivos, como reconocía ayer el propio Gimeno. Desde la necesidad de adaptar la música al color de las voces o la pasión y tragedia que se vive en la escena, hasta ofrecer una lectura orquestal según la estética de cada uno de los pasajes que se suceden.

Livermore iba más allá al reconocer que, a veces, la provocación no es del director de escena sino de la propia partitura y en este caso está en la capacidad de contar una historia de sentimientos, del alma y del romanticismo más profundo y en la fusión de voces contrapuestas y de colores distintos.

Grandes voces

Para esta Norma se ha contado con una de las grandes divas del bel canto, la italiana Mariella Devia, para quien Norma siempre es «una responsabilidad« porque se trata de una ópera que necesita mucho color de voces lo que obliga a la orquesta a un esfuerzo de acoplamiento muy especial que va más allá de efectuar un papel de simple interpretación o acompañamiento.

En Norma se baten en duelo dos voces femeninas encontradas, una de nivel tímbrico oscuro y otra de pura plata, dos formas armónicas diferentes que protagoniza Devia con la soprano armenia Varduhi Abrahamyam.

Para recrear todo ese mundo de emociones de esta coproducción de Les Arts, el Real y la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera, Livermore ha creado un decorado calidoscópico convertido en un «bosque de imágenes» cuyas capas sirven para poner en vida los sentimientos de los personajes.

Aunque vacío y limpio son las voces las que adoptan el papel protagonista, tonos y colores combinadas con imágenes audiovisuales y el dramatismo de los roles y los sentimientos y pesadillas de cada uno de ellos.

Todo para poder contar esta historia que gira sobre el amor que la sacerdotisa e hija de druidas siente por el proconsul romano Polion y el que él dedica a otra sacerdotisa.

El reparto lo completan el bajo Russell Thomas junto a los artistas del Centre de Perfeccionament Cristina Alunno y David Fruci.

Compartir el artículo

stats