Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Los espectáculos han de ser mayoritarios»

El director del festival de Mérida dice que el secreto es la esencia clásica y que hay que dar recursos a Sagunt a Escena

Jesús Cimarro (Ermua, 1965) acumula poder hoy en la escena y la cultura. Está al frente de una de las productoras más potentes (Pentación), regenta dos salas en Madrid, preside la federación española de empresas de teatro y danza (Faeteda) y es portavoz de la Asociación de Industrias Culturales. Además, desde 2012 dirige el Festival de Teatro Clásico de Mérida, con un modelo mixto de gestión por primera vez.

Con los resultados de esa experiencia por delante, responde a la pregunta de si la cultura ha de ser rentable: «Cogí el festival con 52.000 espectadores y en 2014 tuvo 123.000 en plena crisis. El teatro clásico no tiene por qué ser minoritario; los espectáculos han de ser mayoritarios».

El Teatro Romano de Mérida tiene 3.000 localidades, es el más grande de España y «hay que llenarlo cada noche», dice a Levante-EMV tras su ponencia en las jornadas de Avetid.

«El secreto es plantear una programación acorde al entorno del teatro romano y la esencia grecolatina, un buen plan de comunicación y producir pensando en el público». Eso, afirma Cimarro, es lo que ha hecho toda su vida, desde que en 1988 montó Pentación Espectáculos con Alonso de Santos, Malla y Rafael Álvarez El Brujo, entre otros. «Yo solo he pensado en el público, que es amplio y variado».

El empresario, interlocutor del Gobierno en materia cultural, no sabe más que cualquier ciudadano sobre si el IVA cultural va a bajar. Eso dice. «Lo que espero es que el Gobierno lo anuncie oficialmente de una vez, porque es el más alto de la zona euro».

No le importa que la medida pueda ser un arma electoral. «Que lo haga y aplaudiremos», afirma. Otra cosa es el uso partidista que pueda hacer. «Los ciudadanos ya son mayorcitos para saber a quién han de votar», agrega.

Las compañías valencianas se plantean un festival de artes escénicas en Valencia. Ese es el motivo de las jornadas. Sobre la viabilidad de un proyecto así, Cimarro da algunas claves: «Hay que ver el espacio, si es necesario, a qué temática se enfoca, las fechas? Y lo fundamental, para mí, es la implicación de la sociedad civil, de la industria cultural valenciana».

Sagunt también tiene teatro romano y un festival de verano, con el que Mérida ha colaborado en producciones, recuerda. «Es un espacio donde se pueden hacer muchas cosas. Hay que dotarlo de recursos económicos y de voluntad de que no sea solo un hecho escénico, sino de turismo y empleo».

Compartir el artículo

stats