Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica

El atractivo del neo-neanderthal

Carmina Burana

palau de la música (valencia)

De Orff. Int. María de los Llanos (soprano), José Manuel Delicado (tenor), Vicente Antequera (barítono); Escola Coral La Nau de la Universitat de València; Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza y Orquestra Filharmònica de la Universitat de València. Dir. Hilari García Gázquez.

Si mi música es neoclásica, la de Orff es neo-neanderthal», vino a decir Stravinsky, seguramente fastidiado por la exitosa trivialización que de sus hallazgos previos (en La consagración de la primavera y, sobre todo, en Oedipus Rex y Las bodas) encontraba en los Carmina Burana. Sí, bueno, tal vez, pero€ ¡qué atractivo resulta el neo-neanderthal!

Las orquestas profesionales ofrecen esta obra a cada rato: sin ir más lejos, la Orquestra de València en abril de este mismo año; y las de jóvenes en formación también: la de la Universitat de València, en L´Eliana, hace ocho años, con su titular fundador, Cristóbal Soler, al frente. Quien lo sucedió en 2011, Hilari Garcia, la ha traído ahora al Palau. Tan apoteósico como de costumbre fue el éxito entre un público que por fin contó con la comodidad que supone la numeración de las localidades.

Las ocho decenas de coristas venidos de Zaragoza no siempre tuvieron el peso del que ellos mismos serán probablemente capaces más pronto que tarde. No obstante, salvo por la falta de agresividad en el ataque de las frases en Chramer y el desfallecimiento que también se apreció en los números subsiguientes, demostraron buena escuela. Felicitarse deben igualmente los responsables de la Coral La Nau por la correcta respuesta de sus niños.

Los solistas también se mostraron prometedores. María de los Llanos resolvió la parte de soprano con bello timbre y expresivo fraseo, José Manuel Delicado la de tenor sin más apuros que los habituales, y Vicente Antequera la de barítono con el registro agudo más redondeado que hace siete años.

Algún que otro accidente individual tampoco empañó el buen hacer general de la orquesta. Al triunfo contribuyó decisivamente el equilibrio encontrado por el sobrio Hilari Garcia entre la atención a las posibilidades de los intérpretes y a las demandas consignadas en la partitura.

Compartir el artículo

stats