Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras

Sale a subasta uno de los dos Sorollas «gallegos» por 250.000 euros

«La ría de Villagarcía de Arosa», producto de una estancia en 1915, es propiedad de un empresario vigués

Sale a subasta uno de los  dos Sorollas «gallegos» por 250.000 euros

Sale a subasta uno de los dos Sorollas «gallegos» por 250.000 euros

La ría de Villagarcía de Arosa, un óleo sobre lienzo del pintor valenciano más internacional, saldrá a subasta el próximo 16 de diciembre en Madrid con un precio de salida de 250.000 euros. Este cuadro y Lavanderas de Galicia representan las únicas obras que el artista valenciano pintó sobre Galicia durante su estancia en estas tierras en 1915. Un empresario vigués adquirió el primero por 72.121 euros hace 15 años en una puja en la que la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza se hizo con el otro Sorolla «gallego». Desde entonces sólo el de la baronesa ha podido ser apreciado por el público „en el museo Thyssen de Málaga„ mientras que el titulado con el nombre de la ría arousana no había abandonado nunca el chalé de la ciudad donde reside su propietario, empresario de un sector relevante en la economía local.

De 38 centímetros de ancho por 45 de alto, el célebre pintor trazó La ría de Villagarcía de Arosa y Lavanderas de Galicia, de idénticas dimensiones, entre julio y septiembre de 1915. Ya conocía de antes la comarca arousana, pero sólo la utilizaría como escenario para sus cuadros durante este verano. Porque en realidad su presencia en el pazo de Vista Alegre obedecía a la elaboración del panel que dedicó a Galicia titulado La romería con destino a la decoración de la Biblioteca de la Hispanic Society of America de Nueva York. Así que aprovechó para trazar los dos óleos que acabaron en manos de J.C. „iniciales del propietario, rehacio a revelar su identidad„ y la baronesa. Como si las tierras gallegas redoblasen su inspiración.

En una entrevista concedida en esos meses Sorolla llegó a decir que «Galicia es el país más difícil de pintar por la variedad, por la facilidad con que todo cambia». Según los técnicos de Alcalá sus dos obras gallegas ofrecen algunas particularidades, como si esas complicadas tonalidades que apreciaba en el sol gallego le animasen a experimentar con lienzos y bastidores e incluso imprimaciones diferentes.

Compartir el artículo

stats