Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica musical

Diferencias unidas

Difícil formación la del violín, trompa y piano por lo que conlleva la unificación sonora de instrumentos con timbres tan disímiles. El Ensemble Dreisam cerró su presentación en la Sala Iturbi (de iluminación corregida) con el Trío para trompa, violín y piano Op. 40, de Johannes Brahms, dedicado a su madre fallecida, lo cual no fue óbice para que lo escribiera en un tono mayor.

Quizás, el piano completamente abierto hizo escorar la partitura hacia la parte del teclado y no sería porque la intención de la excelente pianista que es Miriam Gómez-Morán (ya aplaudida anteriormente por los socios de la SFV) fuera la de sobresalir de sus compañeros.

María Rubio es una de las grandes solistas de la Orquesta de Valencia y su musicalidad „unida a la nobleza de su sonido„ la refrenda en su excelencia.

Enfrentarse a la trompa y al piano no puso las cosas fáciles a Enrique Palomares, concertino de la OV, evidenciando la asimetría „de origen„ de la obra, lo cual perturbó su implicación en el trío.

Miriam Gómez-Morán tuvo una intervención más que brillante, con calidad de sonido y pendiente siempre de sus compañeros, cuidando las tensiones entre ellos y con especial cuidado en ese gran aliado que es el pedal.

Con gran presencia escénica (pisando fuerte la escena), María Rubio abrió la velada con la Sonata en Mi mayor del vienés Nikolaus Kraufft, una obra aparentemente sin compromiso pero hay que interpretar con firmeza para liberar su esencia. Y ella lo logró con un fraseo exquisito, elegante y refinado lo cual le ha valido ser invitada en orquestas como la Filarmónica de Berlín.

De las tres sonatas para violín y piano de Brahms, Enrique Palomares eligió la nº 2 en La mayor. Quizás sea la más compleja de todas pero tambien la que ofrece un mayor lirismo y paralelamente no pocas dificultades al solista. A Palomares lo avala su dilatado recorrido como solista en sinfónicas de Bilbao, Las Palmas, Montpelier o Madrid, y reitero que, con el piano «a media voz», su lectura hubiera salido más beneficiada. Una diferente sesión de cámara.

Compartir el artículo

stats