Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aspirantes al cargo

Gustavo Gimeno despunta como favorito de la Orquesta de Valencia

Los músicos de la formación del Palau de la Música coinciden en que el valenciano tiene el perfil «idóneo» para tomar el relevo a Yaron Traub Piden un batuta joven y de carrera internacional

Gustavo Gimeno despunta como favorito de la Orquesta de Valencia

Es tiempo de quinielas. Tras el anuncio de la salida de Yaron Traub como director de la Orquesta de Valencia (OV), después de casi 12 años con la batuta en la mano en el Palau de la Música, toca hacer cábalas. Con varios nombres en la mente que parten como favoritos, hay uno que despunta y en el que coinciden la mayoría de los miembros de la OV.

Según las fuentes consultadas por este periódico, los músicos están de acuerdo, al menos la mayor parte de ellos, en que el nuevo líder de la formación debe reunir al menos dos características: que sea joven „«savia nueva, con vitalidad», dicen„ y que tenga carrera internacional. Para rizar el rizo, señalan que lo «idóneo» sería que, además, la persona elegida fuera valenciana.

Aunque tímidamente, fuentes de la formación dan algunos nombres que podrían fácilmente ponerse al frente de la orquesta, pero si alguno destaca ese es el de Gustavo Gimeno (Valencia, 1976), que este periódico ya avanzó como uno de los favoritos nada más hacerse pública la futura marcha de Traub.

Actual director musical de la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo, la carrera de Gimeno con la batuta empezó tarde, pero ha consumido etapas con voracidad hasta convertirse en una figura de dimensión internacional. Se ha convertido en una estrella mundial, cuya presencia se disputan las mejores formaciones, como la Sinfónica de Chicago, Boston, Cleveland, la Filarmónica de Múnich o la Royal Concertgebouw.

Preguntado hace apenas dos meses por este periódico en una entrevista sobre si asumiría la dirección de la OV, Gimeno aseguró que «solo me planteo las cosas cuando suceden». De hecho, aseguró no saber que el Palau estuviera buscando nuevo director. «Normalmente, salvo que se produzca una ruptura repentina, se conoce con dos o tres años de antelación cuándo va a concluir el contrato con alguien», añadió. «Todo debería hacerse con tiempo de antelación para poder hacer las cosas bien», matizó.

Desde la OV aplaudirían la decisión del Palau de fichar a Gimeno o a algún otro nombre de trayectoria internacional. Incluso señalan la posibilidad de «compartir» titular con otro auditorio. «No es necesaria una exclusividad con Valencia; de esta forma, nos nutriríamos del conocimiento de otras orquestas internacionales», señalan las mismas fuentes.

Pero el horizonte que ahora se abre en la formación del coliseo de La Alameda puede ser «largo y difícil», según añaden desde la OV. «No es fácil fichar a un buen nombre, bien sea por el presupuesto o por las agendas», explican. De hecho, plantean que no sería descabellado que la orquesta estuviera un periodo relativamente largo sin titular. «No sería la primera orquesta del mundo que está uno o dos años sin director», apostillan. Incluso dicen que esta situación podría ser «beneficiosa» para la formación. «Es el momento de invitar y probar a distintos directores y beneficiarnos de su forma de trabajar», explican. «No es un proceso fácil», inciden.

Sobre el proceso de selección, desde la OV descartan cualquier tipo de concurso e, incluso, que pregunten a los músicos. «Al final es una decisión que toman el director del Palau y la concejala», apuntan.

Desgaste de Traub y los músicos

Sobre la salida de Traub de la formación, las fuentes consultadas por este periódico apuntan a que «ha estado muchos años al frente y ha habido un desgaste por ambas partes». «Ninguna orquesta del mundo lleva tantos años con el mismo director, así que era el momento del cambio, que también ha coincidido con el cambio de gobierno local», opinan. «Artísticamente, se necesitaba savia nueva».

Estas fuentes desmienten al mismo tiempo cualquier mala relación entre los músicos y el todavía su director. Sin embargo, una encuesta realizada entre los miembros de la formación y que Levante-EMV hizo pública el pasado mes de junio puso de manifiesto que el 75 % de los músicos prefería a Traub fuera del Palau. «Mejor ahora, con un entendimiento claro, que no más tarde; hubiera sido alargar el tema y hubiera sido peor», vaticinan.

Desde la OV también hace balance, positivo y negativo, de los casi 12 años de Traub al frente de la formación. «Se encontró en 2005 un buen nivel de la orquesta, pero a la que le faltaba frescura. Ha habido un cambio muy positivo y la orquesta con él se ha dado mucho a conocer y ha sabido atraer público». Si tuvieran que destacar algo menos positivo, tan solo apuntan a que «quizás, se ha impuesto demasiado en algunos momentos».

Compartir el artículo

stats