Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Delicia de juguete

Philemon und Baucis

palau de les arts. (Teatre Martín i Soler). (valencia)

«Singspiel» para marionetas de Joseph Haydn. Intérpretes: Moisés Marín (Philemon), Rita Marques (Baucis), Andrés Sulbarán (Aret) y Karen Gardeazábal (Narcissa). Coro: Miembros del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo. Orquestra de la Comunitat Valenciana. Director: Fabio Biondi. ­Entrada: Alrededor de 350 personas. Fecha: Domingo, 8 de enero de 2017.

Aunque Philemon und Baucis, el breve Singspiel para marionetas escrito por Haydn en 1773 para ser interpretado en el teatrito de marionetas inaugurado aquel mismo año en el Palacio de verano de su patrón y protector el príncipe de Esterházy, es una delicia de principio a fin y goza de innegables destellos de enjundia musical, en absoluto es representativo del mayúsculo talento dramático y musical de su autor. La gran ópera de Haydn no debería haber debutado en el Palau de les Arts con esta obrita menor, tan deudora de Gluck y sin punto de comparación con otros títulos magistrales dejados en el ámbito operístico por el creador de obras tan redondas como L´infeldetà delusa, Orlando paladino o Armida.

Para estas funciones, que se prolongarán hasta el próximo día 15, el italianizadísimo Palau de les Arts ha contado con la dirección musical del palermitano Fabio Biondi y la estupenda compañía de marionetas milanesa Carlo Colla e Figli, que realiza verdaderas maravillas a través de una sencilla y hábil acción dramática y un acertadísimo movimiento marionetístico, que por obvio y característico no deja de seducir y fascinar al espectador. Hay calidad a raudales, meticuloso trabajo y una finísima sensibilidad que contagia y seduce al espectador.

El capítulo vocal, con los cantantes situados en el foso, junto a la orquesta, estuvo protagonizado en su totalidad por miembros del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo. Una vez más destacó la voz de la soprano mexicana Karen Gardeazábal en el papel de Narcissa, la resucitada nuera de los bondadosos ancianos Philemon y Baucis, encarnados con discreción por el tenor Moisés Marín y la soprano Rita Marques.

Para los pasajes declamados se optó por recurrir a una grabación en off realizada por actores profesionales, lo que rompía por completo la continuidad del decurso dramático, al quedar cada personaje fracturado por cada uno de sus triples intérpretes: escénico (marioneta), cantado y declamado. Excepcionales las voces grabadas de los actores Pepe Galotto (Philemon), Pepa Juan (Baucis) y Júpiter (Andrés Poveda). La experta contundencia dramática de estas muy amplificadas voces declamadas contrastaba con la tenue convicción de las cantadas.

La muy reducida Orquestra de la Comunitat Valenciana sonó con su acostumbrada calidad de la mano de Fabio Biondi, quien se desenvuelve con mano maestra en estos menesteres prerrománticos. El público, que no llegó a llenar el Teatre Martín i Soler, se mostró encantado con la delicia del juguete en forma operística que acaba de disfrutar. Bienvenido espectáculo, que ha de ser preludio de la pronta entrada por la puerta grande de la ópera de Haydn en el Palau de les Arts.

Compartir el artículo

stats