Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Bernardo Carrión: "¿Si alguien mataría a un corrupto por 50.000 euros? Sospecho que alguien se animaría"

«La novela negra gusta porque nos despierta el morbo, la parte mas profunda, los sentimientos más primarios», sostiene el escritor

Bernardo Carrión: "¿Si alguien mataría a un corrupto por 50.000 euros? Sospecho que alguien se animaría"

Bernardo Carrión: "¿Si alguien mataría a un corrupto por 50.000 euros? Sospecho que alguien se animaría"

P El título de su debut literario, «Sinpiedad», no augura una novela pastoril, precisamente.

R Es un thriller político y social; es una historia de crisis, corrupción y venganza ciudadana. Contesta al sentimiento de hartazgo que todos hemos sentido alguna vez respecto a los políticos corruptos, a esa idea de ´habría que cargárselos´. Como en la vida real eso no tendría ninguna justificación, decidí imaginar una historia que girara sobre esto.

P La novela tiene protagonistas antagónicos.

R Me interesaba retratar un clan político corrupto, como tantos hemos visto. La primera parte es la dinámica de esta gente, rellenar la vida privada de los imputados por corrupción: ver cómo son en un mítin, qué pasa en los despachos cuando creen que nadie les escucha... Por otra parte, quería retratar lo que sienten las personas que sufren la crisis. Nadie se ha salvado, en mayor o menor intensidad. Lo he intentado a través de grupos de ciudadanos, entre ellos hay ´perroflautas´, periodistas de un periódico digital local, una carnicera... Son historias personales, dramas anónimos. Lo que me pedía el cuerpo era crear una organización criminal que pusiera en manos de la gente de la calle la posibilidad de ganar dinero con la muerte de corruptos. La pregunta es si matarías a un corrupto por 50.000 euros. Sospecho que habría alguien que sí se podría animar. Evidentemente, es una animalada, pero en la novela quería que fuera lo más verosímil posible.

P ¿Cuánto hay de ficción y realidad en la novela?

R De realidad está la parte de los ciudadanos y los casos que se exponen, me gusta poner el foco en los que sufren. En cuanto a lo corrupto es más fácil con tantos ingredientes. No recojo un caso concreto. He disfrutado inventándome una caja, con sus preferentes... Hay enganche con la realidad porque aparecen el 15-M, los recortes,... Hay rasgos y guiños a la actualidad. Hoy en día no es difícil inventarse un corrupto.

P ¿Con qué tipo de personaje disfruta más?

R Me gustan más los personajes de la calle porque, creo que merecen un homenaje. Con los políticos corruptos el cuerpo me pedía cargar las tintas, con un poco de mala leche.

P València está cogiendo posiciones como escenario para la novela negra.

R València es un excelente escenario para la novela negra y cada vez más escritores se atreven a ponerla como centro de sus novelas. En este caso, la historia ocurre en València y también en Torrent. El caso de corrupción tiene que ver con un hospital comarcal y como en Torrent no hay evitamos cualquier paralelismo.

P La novela negra parece tener una salud de hierro.

R Está conquistando día a día a más lectores. Hay una eclosión de festivales; en España hay unos 30. Desde VLC Negra comprobamos que la gente tiene cada vez más interés en el género porque es muy poroso, con fronteras muy difusas y en el que caben muchas cosas. No tiene sentido encerrarse en un gueto; nos gusta dar cabida a la mayoría de voces posibles que resulten interesantes. Pero sí es cierto que ha tenido un boom en los últimos años. Es un género agradecido.

P Siendo fundador de VLC Negra era evidente que su debut literario debía ir en esta línea.

R Yo no aspiraba a escribir una novela negra, pero el cuerpo me pedía esto. La novela negra te permite hablar del alma y la condición humana que te lleva a situaciones límite.

P ¿Por qué triunfa la novela negra?

R Porque nos despierta el morbo, la parte mas profunda, los sentimientos más primarios. El hombre es violento.

P ¿De ahí «Sinpiedad»?

R El título es decir ´ya está bien, no vamos a tener piedad de vosotros, vamos a sacar lo peor´. La frase que abre la novela, de Shakespeare sostiene que ´sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser´; es decir, todos podemos llevar un monstruo dentro. Cuando la gente se ve acorralada puede hacer cosas terribles.

P ¿Internet es el sicario del siglo XXI?

R Más que un sicario es un Gran Hermano, es como una extensión de la personalidad colectiva, como un imán superpotente que engloba muchas cosas virtuales que nos atrapa, encadena y hechiza y que ha cambiado nuestras vidas. Como todas las facetas de la vida, tiene su lado oscuro. Por ejemplo, está la deep web (en inglés, la web profunda). Mucha gente no lo sabe pero de lo que vemos en internet es solo el 5%, el resto es como un iceberg, está escondido. Va por capas y cada vez es más difícil acceder a lo más profundo. Una parte de esa deep web es la dark web (web oscura), donde hay un catálogo de asesinos a sueldo, sexo sin límites, drogas, falsificaciones de tarjetas... El ser humano lo prostituye todo.

P ¿Cuáles son sus referentes literarios?

R Me gusta mucho, en cuanto al tono, La conjura de los necios, de John Kennedy Toole. Es una novela que me apasiona por su forma de enfocar al personaje, con ironía y carcajada. También me gusta como construye el relato Mario Vargas Llosa. En novela negra me gusta la naturalidad con la que asesina los personajes de Jim Thompson (ríe).

P En su novela también hay algunas dosis de humor. ¿Los tragos de corrupción, aunque no hagan la más mínima gracia, pasan así un poco mejor?

R Me gusta enfocar la vida con humor, ser cáustico, reírme con los amigos. Me gusta meter el dedo en la llaga, dar un poco de caña.

P ¿Es una novela para indignados?

R Podría ser un perfil, aunque indignados somos todos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats