Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preludios que nada preludian

Recital de Vesselin Stanev

palau de la música (valència)

Programa: Obras de Franck, Debussy y Chopin. Lugar: Palau de la Música (Sala Joaquín Rodrigo). Entrada: Alrededor de 350 espectadores (lleno). Fecha: Jueves, 23 marzo 2017.

El pianista búlgaro Vesselin Stanev (1964) es uno de los grandes virtuosos actuales del teclado. Su técnica, basada en unas condiciones naturales excepcionales y una formación de primera, le permite firmar ejecuciones de transparencias y perfecciones singulares. El jueves, la sala Joaquín Rodrigo del Palau de la Música se abarrotó para escuchar y disfrutar de su particular manera de abordar el gran repertorio para teclado. En el programa, un precioso y bien pergeñado programa, basado en una forma musical tan ambigua como el preludio.

Desde el genial Preludio, coral y fuga de César Franck hasta los 24 Preludios de Chopin, con el coloreado intermedio de los doce que componen el Primer libro de Preludios de Debussy, Stanev -premiado en los Concursos Chaikovski de Moscú y Marguerite Long de París- desgranó cada una de las maravillas de estos mosaicos sonoros, que, como decía el poeta-músico Gerardo Diego, son «puertas de entradas a inaudibles músicas». Sus tiempos, siempre rápidos -Stanev rara vez se detiene o explaya en los momentos más líricos o efusivos- son consecuencia de esa facilidad y limpieza de ejecución, y nunca suponen sobredosis de tensión o de vacío expresivo. Se puede disentir en algunos casos -Segundo, Cuarto o Sexto preludios de Chopin; Pasos en la nieve, o La catedral sumergida de Debussy-, pero es su visión singular, expresada desde una franqueza y una solvencia absolutamente respetables.

Desde los primeros instantes de la obra maestra de César Franck se percibió la pulsación clara y nítida, la holgura de medios y la solidez de un criterio expresivo cargado de argumentos y razones. Luego, ya en la fuga, esta claridad y equilibrio que define el pianismo de Stanev realzó los muchos mejores detalles de la obra maestra. También en ese acuarelado derroche de luces, colores y siluetas que son los preludios de Debussy, dichos con un sentido del color, del timbre y de los registros sonoros en verdad admirable.

Diferente pero no distantes son los Preludios de Chopin, compositor intensamente admirado por Debussy. Un rico y exigente universo de contrastes y virtuosismo que Vesselin Stanev plasmó más desde su condición pianística que como traductor del particular lenguaje expresivo de Chopin; más por sus interpretaciones de altos vuelos que por esa indescifrable magia expresiva que destila y caracteriza la escritura del polaco. El dramatismo tumultuoso del Preludio en re menor fue colofón del recital, cabalmente ampliado y redondeado fuera de programa con los dos preludios «verso suelto» que completan el catálogo chopiniano de esta armoniosa galería de paisajes musicales que nada preludian.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats