Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica musical

Soplos del pasado

Instructiva sesión en la SFV del grupo Seldom Sene con más de dos docenas de flautas de todo tamaño y calibre con las que, de memoria o con particellas, aleccionaron sobre un repertorio poco habitual en las grandes salas, posiblemente porque esos aires pretéritos circulan mucho más cómodamente en otras acústicas de diferente geometría.

La flauta es el instrumento aerófono más primitivo: el sonido se produce a través del aire expirado por el músico combinado con su manipulación digital. Lastima no haber incluido en el programa el nombre de las flautas para ilustrar los comentarios dados sobre el escenario. De lo que no cabe duda es que las cinco chicas del Seldom Sene son verdaderas virtuosas en cada una de las flautas utilizadas, antiguas o actuales.

Con versatilidad suprema y extremada perfección técnica evitaron caer en la monotonía del programa constituido por múltiples micro-piezas de Renacimiento, Barroco y Romanticismo sin temor de adentrarse en obras de gran complejidad formal escritas para ellas por autores contemporáneos como el holandés Paul Leenhouts o la griega Aspasia Nasopoulou, utilizando flautas de tan grandes proporciones y singulares formas que parecerían figuras de Giacometti.

Elegidas con cuidado criterio, las 14 piezas del programa «Taracea» proceden de distintas colecciones vocales o instrumentales. De ahí, las integrantes de Seldom Sene han seleccionado motetes de Victoria o Gallus; fantasías de Coprario, Purcell o Bach; danzas de Desprez o de la Torre y otras piezas procedentes de bibliotecas y museos europeos, transcritas para su quinteto. Obtuvieron momentos de gran belleza sonora con complicidad absoluta, fruto de los ocho años de vida del conjunto en el que han conseguido premios y aplausos de diferentes auditorios.

Su labor ha merecido el patrocinio del Fondo Holandés para las Artes Escénicas tanto en sus giras como en encargos de compositores actuales. Finalizaron con el villancico Riu riu chiu, del Cancionero del Duque de Calabria. Una noche con novedades del pasado.

Compartir el artículo

stats