Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obra

Echanove se hace músico en el Palau

La 2.ª edición del «Casual Concert & Lounge» une en un espectáculo al actor, el director de orquesta Josep Vicent y el dibujante Sagar Forniés

Echanove se hace músico en el Palau

«Esperaba de Echanove un gran actor y de repente se puso en un segundo plano y se convirtió en un músico. Un músico que jugaba con el sonido, con el color, con el silencio, con las pausas, con el equilibrio, con la orquesta».

Apasionante. Así describía ayer el director de la Orquesta de València, Josep Vicent, el trabajo que ha realizado con el doble premio Goya, Juan Echanove y que verá la luz mañana a las 20.30 horas en el Palau de la Música.

¡Lo que puede hacer una botella de vino y dos genios juntos! Así lo expresaron los protagonistas y el Palau de la Música de València lo ha sabido ver. La segunda edición del ciclo «Causal Concert and Lounge» se estrena mañana en un concierto que integra música, interpretación y arte plástico. Melodías de Dmitri Shostakóvich y textos de la obra «Hamlet», de Shakespeare, presidirán la primera parte, en la que la orquesta, dirigida por Vicent y Juan Echanove interpretarán una nueva versión de la incansable pregunta del «¿Ser o no ser?» con la prominente voz del actor y la melodía de la Orquesta de València bajo la batuta «mágica» de Josep Vicent.

«La obra, escrita para cine, no incorpora texto, ni tampoco tiene un discurso en forma de sweet como el que recitará Juan. Es una partitura nueva que sentimos como nuestra», explicó ayer el director de la Orquesta de València. Echanove está de acuerdo «los proyectos que no existen son los más apasionantes» y, en referencia al concierto de este viernes adelantó que es «de una gran belleza». El actor lo tenía claro. ¿Ser o no ser?. «Yo, siempre que he visto a Hamlet me dan ganas de levantarme y decir: Se!». Eso han hecho los artistas. Han sido, han sentido la música, han creado un espectáculo. Uno en el que el texto y la música entran en contraste y en el que se expresa, según Echanove, la «mejor» cualidad del ser humano, «el sentido del humor».

No hay que olvidarse del carácter pluriartístico de este espectáculo. En este sentido, la segunda parte pondrá en escena el estreno en España y versión definitiva de una verdadera «consagración de la primavera» que interpretará la Orquesta de València, haciendo honor al compositor de la obra, Ígor Stravinski. Las emociones que transmite la música, en este fragmento se fusionará con ilustraciones del dibujante Sagar Forniés que darán la posibilidad de integrar una imagen a la melodía. Con tal de hacer de este concierto un espacio dinámico, Josep Vicent no solo dirigirá la orquesta sino que interactuará con el público.

Después del espectáculo en el Hall de los Naranjos se podrá disfrutar de una copa y el público tendrá la oportunidad de aproximarse a los músicos e intercambiar impresiones.

En declaraciones a los medios, la concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Gloria Tello, destacó que este concierto se enmarca dentro de un proyecto que apuesta por un «Palau abierto, pionero, innovador y del siglo XXI», un lugar donde «todos y todas podamos encontrar algo de nuestro interés». Además, también incidió en la importancia de dirigirse a un público más joven para «garantizar el futuro y la supervivencia del edificio y de todo lo que él comporta».

Por su parte, el director del Palau, Vicent Ros lamentó los datos que demuestran que «cada vez menos gente va a ver los conciertos de música clásica», por esa razón, argumentó que desde la institución se están «adoptando nuevos formatos más atractivos para educar a la gente más joven». Así, incidió en que los objetivos del Palau pasan por «crear, recrear y mantener la necesidad de la música en la sociedad».

Juan Echanove, en esta línea, añadió que «la música es arte popular» y no quiso perder la oportunidad de valorar la riqueza musical que hay en la Comunitat Valenciana. «Si hay alguna manera de definir a València tiene ver con las bandas, cantos y auditorios. Las mejores orquestas del mundo siempre tienen músicos valencianos. Por algo será», apuntó.

Compartir el artículo

stats