Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura

El genio dúctil del teatro musical

El doctor en Musicología Ramón Ahulló revisa la figura del compositor José Serrano en 'Del músico popular al compositor desconocido', una obra que pretende "desglosar" la obra del creador de la música del Himno Regional y 'El Fallero'

El genio dúctil del teatro musical

La popularidad de algunas de las obras de Serrano hizo que su faceta como compositor de operetas o revistas quedara relegada casi al olvido. El folclore y regionalismo parecían cosa del músico de Sueca, una percepción que se ganó a pulso, sobre todo, después de poner música al Himno Regional. «Este hecho le otorgó más popularidad si cabe. Fue un visionario que supo adaptarse a los tiempos de manera holgada. Supo ir con la moda», asegura Ramón Ahulló, doctor en Musicología y autor de José Serrano (1873-1941). Del Músico popular al compositor desconocido que publica la institución Alfons el Magnànim.

En esta obra, el investigador hace una revisión de la trayectoria y obra del compositor de Sueca e incluye aspectos que habían eludido las otras biografías. «He querido centrarme en su faceta como compositor, en un amplio sentido de la palabra. Serrano compuso mucho, y sólo se le recuerda por unas cinco zarzuelas que alcanzaron un gran éxito entre el público. Pero no fueron las únicas», comenta Ahulló. Las populares obras de Serrano que menciona el autor son La reina mora, La canción del olvido, Alma de Dios, La dolorosa o Los claveles. Su aclamado éxito sobre las tablas y sus halagos en las páginas de la prensa de la época eclipsaron muchas de las obras de Serrano que llegaron a estar en cartel más de tres temporadas. Algunas, incluso, han sido recuperadas literalmente del olvido por el propio Ahulló, como El rey del corral, una fantasía cómico-lírica que fue representada por primera vez en València. «Tardaron dos meses en hacer todo el vestuario de los personajes.

La primera función fue un shock para los espectadores. Sencillamente, no podían entender cómo una soprano podía vestirse de gallina», aseguró Ahulló sobre esta obra, que fue eclipsada por el éxito de La canción del olvido un mes después. El autor también descubrió una misa inédita del compositor hace unos años. La «compleja» pieza, escrita para 40 músicos, se estrenó el pasado mes de octubre en Sueca, en el marco de los actos conmemorativos del 75 aniversario de su muerte.

"Ni republicano ni monárquico"

En contra de lo que dicen algunos autores sobre la trayectoria del creador del pasodoble El Fallero, Ahulló niega que Serrano estuviera anclado en la zarzuela. "Buscó consolidar siempre su marca personal a través del público. Es por ello que se pasó del sainete lírico a la opereta, para después pasar al género de la revista", explica el autor. Su 'sensibilidad' por el gusto del público no fue lo único que determinó su obra. Tal y como detalla el autor en el libro, también lo hizo el entorno comercial de su tiempo o la localización del propio compositor, ya fuera en València, Barcelona o Madrid, escenarios donde sus obras no triunfaron al unísono.

Ahulló describe a Serrano como "un hombre de su tiempo sin afinidades políticas definidas". "No era ni republicano ni monárquico. Le interesaba dar a conocer el regionalismo valenciano, aunque entendido dentro del territorio español", explica Ahulló, quien además detalla que mantuvo "muy buena relación" con Blasco Ibáñez, con quien sentía «afinidad artística».

Compartir el artículo

stats