Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo curso de la sociedad filarmónica

Al igual que otros contenedores musicales de la ciudad, la Sociedad Filarmónica de València, tiene ya lista su programación para el curso 2017-2018. En total, un mínimo de 25 conciertos a celebrar en la Sala Iturbi, del Palau de la Música de Valencia, seleccionados por el Secretario Técnico de la entidad, Vicente Muñoz, que mas que competir pretende complementar la oferta lírica y sinfónica de Palau de Les Arts o la temporada de abono del Palau de la Música, a partir del próximo 18 de octubre. Muñoz ha enfocado su selección con un criterio más modesto en el que tienen cabida conjuntos de cámara (Camerata Virtuosi, Azahar Ensemble, Camerata de Oslo), orquestas sinfónicas (de la Universidad Complutense de Madrid, Philarmonia del País Vasco, pianistas (Enrique Bagaría, Eduardo Fernández, Lukas Okros), música antigua (Angelicata Consort, Musica Trobada,) y diferentes dúos, tríos y cuartetos que desde siempre han conformado la esencia de esta centenaria sociedad : Trios Petrof, Kubelik, Zagreb, Szymanowky y Grumieux; la cuerda estará presente con las violinistas Isabel Villanueva, Joaquín Palomares y Macarena Martínez y el cello de Leonard Elschenbroich, así como por los cuartetos de cuerda Lotus, American, Bretón, mientras que también se contempla una nueva visita de la mezzo María José Montiel con solistas de la OV y un recital con piano del tenor Pablo Gª López y la participación del clarinetista Miquel Ángel Tamarit.

Un buen número de estos artistas llegarán de los países del este de Europa, cantera segura por la calidad de su formación pero tambien escucharemos a representantes de la nueva generación de músicos españoles. Si bien los intérpretes son baza a los que hay que seleccionar con tacto, el repertorio a interpretar no lo es menos. No faltaran los pentagramas seculares de Mozart, Haydn, Beethoven o el omnipresente Mendelssohn pero tambien se aportarán obras de del siglo XX: Stravinsky (ya es un clásico), Szymanowsky, Schoenberg, Britten, Bernstein o Gubaidulina. Destacará el recital de piano dedicado al poco habitual Scriabin, uno de los grandes de la literatura del teclado en el siglo XX.

Será ésta, pues, una excelente ocasión para sumergirse, dos horas a la semana y por un coste muy reducido en una oferta sin más pretensiones que la de servir a la Música.

Compartir el artículo

stats