30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Publicación

El maestro Serrano más desconocido

El musicólogo valenciano Ramón Ahulló presenta un libro sobre el autor del himno valenciano y una misa inédita del compositor de Sueca - La obra se estrenará el día 6 en el Palau de la Música

Guarinos (IVC), Oltra (SGAE-CV), Ahulló, Canut (IAM) y el nieto del maestro Serrano ayer en la SGAE.

Guarinos (IVC), Oltra (SGAE-CV), Ahulló, Canut (IAM) y el nieto del maestro Serrano ayer en la SGAE. m. ángel montesinos

El musicólogo Ramón Ahulló reveló ayer algunas de las facetas más desconocidas del maestro José Serrano (Sueca, 1873-Madrid, 1941). Lo hizo durante la presentación en la sala SGAE de València de su libro «José Serrano (1873-1941). Del músico popular al compositor desconocido» y «Missa de Glòria a tres veus i cor. Una obra inèdita», del compositor valenciano, con estudio y transcripción de las partituras a cargo del propio Ahulló.

Publicados por la Institució Alfons el Magnànim-Centre Valencià d'Estudis i d'Investigació, ambos volúmenes tienen como protagonista al maestro suecano, autor de la música del Himno de la Comunitat Valenciana, de zarzuelas emblemáticas como «La Dolorosa» y «Los claveles», o de la ópera «La venta de los gatos», y de quien, además, en 2016 se cumplió el 75 aniversario de su fallecimiento.

Sobre el libro Del músico popular al compositor desconocido, Ahulló avanzó que el lector «se va a sorprender ante aspectos desconocidos» del maestro Serrano. «He intentado construir otro Serrano, a partir de lo que se conoce y de lo que no», apuntó el musicólogo. Con títulos como «La reina mora» o «La canción del olvido», José Serrano fue uno de los compositores más representativos de la zarzuela en el siglo XX.

El éxito cosechado por algunas de sus obras propició que, con el tiempo, otras muchas de sus composiciones cayeran en el olvido. En esa línea, precisamente, el libro incide no solo en la variada y prolífica producción del músico, sino también en otros aspectos, a menudo ignorados, de su corpus creativo; por ejemplo, su relación con la Sociedad de Autores Españoles (germen de la actual SGAE), su actividad empresarial o su implicación con las modas de la época y el desarrollo del teatro musical.

Salida de Madrid y empresario

Respecto a su relación con la SGAE, Ahulló se refiere a las «confrontaciones» del compositor con la entidad, pese a que perteneció a su junta directiva en 1909, fecha en la que se estrenó el himno regional valenciano. Esa «confrontación» fue reflejada por la prensa del momento, según explicó Ahulló, que se ha valido de la hemeroteca, entre otros, para documentar su libro.

Serrano se mostraba combativo con los derechos de autor, algo que le valió que «se le cerraran las puertas de los teatros de Madrid y volviera a València», señaló el musicólogo. Serrano, una vez en su tierra -continuó- y en su faceta de empresario, alquiló en 1916 junto a su paisano José Navarro Benavent, el teatro Trianón Palace, un local de espectáculos, hasta entonces dedicado a todo tipo de variedades.

Se trataba de un teatro-circo proyectado por Javier Goerlich y José Benlliure hijo. Estaba situado en la calle Russafa, entonces Pi y Margall, esquina con la calle Santa Clara. La primera composición que sonó en el espacio fue «La canción del olvido», de Serrano.

Además, Ahulló destacó su faceta empresarial al recordar los cuatro o cinco años que Serrano fue empresario del teatro de la Zarzuela.

Sobre si Serrano está suficientemente reconocido en su tierra, Ahulló señaló que «el problema viene derivado de etiquetar dentro de las tendencias». Serrano, concebido por muchos, como representante del continuismo lírico de zarzuelas, «escribió también revistas o cuplés, algo que la gente desconoce», señaló Ahulló.

Para documentar su libro, además, de biografías y hemerotecas, Ahulló acudió a casa de la nieta del compositor, Isaura Navarrete Serrano. Allí, además de valiosa documentación encontró hace ocho años «Missa de Glòria a tres veus i cor, una partitura de entre 1890-91, firmada por Serrano, inédita hasta el momento y que ahora expone en la publicación de Alfons el Magnànim. El trabajo incluye un extenso estudio musicológico de la obra y el guion para orquesta elaborado a partir de la revisión de las partichelas manuscritas olvidadas hasta ahora.

Precisamente, más de un siglo después, la pieza se estrenará con la Orquesta de València (bajo la dirección de Enrique garcía Asensio) y el Cor de la Generalitat Valenciana el viernes 6 de octubre, en el Palau de la Música, con motivo del Día de la Comunitat Valenciana, como homenaje al maestro Serrano y el 80 aniversario del maestro García Asensio. El concierto se repetirá un día después en el Centre Cultural Bernat i Baldoví de Sueca.

Respecto a esta pieza, Ahulló señaló que, ensayando con Francesc Perales, director del Cor de la Generalitat, ambos alabaron la «faceta melódica» de la composición, con tintes «italianizantes», pese a ser una obra primeriza. «Deslumbra la facilidad melódica», añadió el musicólogo de Sueca sobre esta pieza.

Según las investigaciones de Ahulló, la composición de la misa coincidiría con la etapa en la que Serrano comenzó a recibir lecciones del maestro Salvador Giner. Las fechas las acota Ahulló en que a partir de 1895 Serrano dejó de escribir música religiosa, así como que en la fecha señalada un primo del compositor, Eliseo, tomó los hábitos. «Da la impresión que la compuso también a modo de celebración para su primo», señaló. Lo sorprendente de esta misa no es tanto su «excelencia», destacó Ahulló, sino su «vena melódica».

Dos años de espera

Ahulló encontró esta partitura hace ocho años en una carpeta en un armario de la nieta del maestro, pero no fue hasta hace dos cuando la presentó a Yaron Traub, anterior director de la Orquesta de València. Finalmente, el próximo 6 de octubre verá luz.

Pero este no es el único proyecto del maestro Serrano que Ahulló tiene entre manos. Su intención es que «El rey del corral», una vistosa fantasía lírica en la que sus personajes van vestidos de aves, pueda estrenarse en el Palau de les Arts.

Compartir el artículo

stats